Los Merodeadores Presentan

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Los Merodeadores Presentan

Mensaje  lºr€n@ el Vie Sep 26, 2008 7:14 pm

Q bonitOOooooOOooo

Sirius le dice a James que
es como si fuera su hermano..James también lo piensa...
y... cuando pidieron perdon a Marian en publico!!
Si es que son mas monos ellos T.T


Siento no haberme pasado antes...nocontaba con mucho tiempo ^-^




bSS ^____________^
avatar
lºr€n@
Principiante

Femenino
Cantidad de envíos : 275
Edad : 26
Localización : ~ Ntre mis sueños y el mundo real ~
Fecha de inscripción : 30/07/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Merodeadores Presentan

Mensaje  Jane Black el Lun Oct 06, 2008 12:19 am

CAPÍTULO 11

VACACIONES DE NAVIDAD


Por fin llegaron las vacaciones de navidad. Era el último día de clase y Marian estaba ardiendo en deseos por ver a sus padres. Se despertó muy pronto y preparó su baúl antes de ir a desayunar.



- ¿qué haces Marian?- le preguntó Laura frotándose los ojos con las manos. Se acababa de despertar.

- Preparar mi baúl para irme esta misma noche a casa - contestó ella recorriendo con la vista la habitación por si le quedaba algo por meter.

- ¿Ya es hora de levantarse?- preguntó Lily con un hilillo de voz que casi hizo inaudible su pregunta.

- No, es que Marian nos ha despertado a todas preparando su baúl. Tiene muchas ganas de irse del colegio…- gruñó Alice, que acababa de despertarse también por los ruidos dando un bostezo enorme.

- No es eso Alice, pero no veo a mis papás desde septiembre y ya tengo ganas. Supongo que Jimmy estará recogiendo las cosas también.



En aquello se equivocaba Marian, pues nada más alejado de lo que pensaba, estaba pasaba en la habitación de los chicos.



- Nnnrrroooo….ssssss, nnnrrroooo…sssssss. Los cuatro dormían a pierna suelta y ¡cómo roncaban!



Ya en el desayuno, Marian no hacía más que mirar a la ventana a ver si aparecía Jayak con algún mensaje de sus padres, pues necesitaba saber la hora a la que la irían a buscarla a ella y a su hermano a la estación de king´s cross. Los chicos hicieron aparición en ese momento con un aspecto lamentable, pues habían estado toda la noche hablando y se acababan de despertar hacía 10 minutos.



- ¡Jimmy!- exclamo Marian- ¿qué pintas son esas? ¿no te has duchado?- James la miró atontado, aún no se había acabado de despertar y parecía ausente, al igual que sus tres amigos. Peter intentaba echar los cereales en el cuenco si derramarlo todo y Sirius se había tirado literalmente encima de la mesa. Remus era el que mejor aguantaba la compostura.

- ¿¿Eh?? ¿Que dices Marian?- ella se puso más nerviosa ante su actitud. A Sirius le llegó un olor delicioso a pastel de boniato que lo revivió al momento.

- Que hoy empiezan las vacaciones de navidad y nos vamos a casa - contestó llena de razón.

- ¿Navidad? ¿casa?- Sirius estaba escuchando la conversación muy serio mientras comía un trozo de pastel de boniato.

- Anda, haz el baúl antes de comer. Yo le mandaré una nota a papá para que me diga la hora a la que van a venir a recogernos a la estación. ¡¡Espabila!!- le dio una pequeña colleja y se fue a clase. Sus amigas ya la estaban esperando.

- ¡¡Au!!- exclamó James rascándose la cabeza. Acababa de despertarle definitivamente la colleja que le había dado su hermana.

- Jimmy, ¿al final no te vas a quedar estas navidades?- Sirius recordó que James le prometió el año pasado que pasaría las próximas Navidades en Hogwarts con él.



Sirius pasó muy malas navidades el año pasado debido a su ingreso en la casa Gryffindor. Sus padres lo definieron como la deshonra de la familia y juró ante James que mientras estuviese en el colegio, no volvería a pisar la mansión Black hasta verano. A raíz de aquello, James le prometió que se quedaría todos los años en Hogwarts por Navidad para que no estuviera solo.



- eeee…- James se acababa de acordar de la promesa. Vio que Sirius le miraba con cara de expectación y pena a la vez. Si se quedaba serían las primeras navidades que pasaría fuera de casa, pero al mismo tiempo, no podía dejar a Sirius solo, era su amigo y se lo había prometido.

- No importa Jimmy, lo entiendo- le dijo él ante la indecisión de James. Remus y Peter se miraban sin entender nada de lo que estaba pasando pues el drama familiar de Sirius solo lo conocía James.

- ¡Que dices Sir! ¡Claro que me quedaré contigo!- Sirius le miró con incredulidad.

- Si lo haces solo por la promesa…

- Lo hago porque me da la gana y quiero pasar las navidades aquí. ¡¡será guay!!



A Sirius se le dibujó una sonrisa de oreja a oreja en la cara. Su amigo no le había fallado. Nunca le fallaba. Pero en aquel momento de alegría se acordó de que Marian quería irse como fuera a ver a sus padres y si James no se iba con ella se quedaría muy triste.



- ¿Y tu hermana? ¿Sabe que piensas pasar las navidades aquí?- le preguntó bastante serio.

-Eee…- James volvía a dudar. Se había olvidado de su hermana y sabía que le sentaría fatal que no fuese con ella a casa.- bueno, ya se lo diré. Pero tranquilo, que yo me quedo- y se fueron a clase bromeando como siempre.



Las dos horas de Pociones y las siguientes dos de Herbología habían dejado a Marian atontada. En especial la clase de Pociones, porque, normalmente era bastante interesante, pero esta vez se hizo interminable. Ya de la clase de Herbología ni hablaba. ¡Vaya pestiño!



Era la hora de comer y se dirigía al gran comedor para contarle a sus amigas lo rollo que había sido la mañana y la cara que había puesto Patric Ruppert al coger un bebé mandrágora. ¡Se había desmayado de los chillidos que metía esta cuando era trasplantada! Estaba sumida en sus pensamientos cuando vio a un chico de pelo negro acercarse.



- hola Potter- era Sirius. Aunque se habían reconciliado por lo de Halloween, se seguían llamando por el apellido.

- Hola Black- le dijo más amablemente de lo que le hubiese gustado.

- ¿Vas hacia el comedor?- le preguntó él con la esperanza de que así fuera.

- Eee…- ella dudó en dar una excusa, pero es que tenía un hambre atroz. –sí- dijo finalmente.

- A, yo también- y empezaron a andar juntos hacia el sitio en cuestión.



Sirius no sabía como hablar de lo del tema de navidad con ella. James le dijo que ya se lo había dicho, pero le sorprendió bastante su saludo afectuoso. En teoría debía de estar furiosa.



- Bu… bueno…- estaba bastante nervioso- ¿Te vas con tus padres esta noche al final?- La pregunta era de lo más inocente y correcta, << no tiene porqué pasar nada>> pensó Sirius.

- Sí. Jimmy y yo estamos esperando a Jayak con noticias suyas - << ¿qué le importa a Black todo esto?>> se preguntó a sí misma.

- ¿Jimmy y tú?- exclamó Sirius- ¿pero al final Jimmy se va contigo?

- Claro, ¿con quien se va a ir si no?- preguntó ella sin comprender nada de lo que le decía Sirius. Este se rascó la cabeza pensando lo que iba a decir y ella lo miró con impaciencia- ¿qué pasa Black? ¿Le pasa algo a Jimmy?

- No, bueno, es que creí que te había dicho que estas navidades las pasaría en Hogwarts- le dijo él esperando un…

- ¡¡QUÉ!! ¿cuando te ha dicho eso? ¿Por qué? ¿Dónde esta ahora?- a Sirius no le dio tiempo a contestar, Marian acaba de salir corriendo hacia el comedor. Él la siguió porque sabía que iba a armar una buena, como siempre. ¡Qué temperamento el de aquella chica!

- ¡¡JAMES CHARLUS POTTER!!- el nombre retumbó en toda la sala y los murmullos sobre qué era lo que pasaba no se hicieron esperar.

- Oh no…- dijo James. Ya sabía a que venía ese grito. Marian se acababa de enterar de que James no iría a casa en navidad.

- ¿Charlus? ¿James Charlus?- Peter se empezó a reír, pues no conocía el segundo nombre de James.

- Pet por favor, no es el momento- le reprendió Remus sabiendo la que se venía encima.



En aquel momento apareció Sirius jadeante en la puerta del comedor, tomó aliento y se acercó a ellos.



- ¿Se lo has dicho Sir?- le dijo James.

- ¡Tú me dijiste que se lo habías dicho! Yo solo quería saber cómo se lo había tomado- contestó encogiéndose de hombros.

- ¡¿No piensas venir a casa por navidad?! ¡Me parece lo peor James! - dijo Marian con una incredulidad pasmosa y roja de furia.

- Eee, bueno Mari yo…- James balbuceó.

- Me hizo una promesa el año pasado Potter y…- Sirius intentó salir en su defensa.

- ¡Tú cállate!- le gritó ella sin dejar de mirar a James. Sirius cerró la boca y se sentó con Remus y Peter.

- Anda que, la que habéis armado…- le dijo Remus acercándose a él.

- ¡Es que creí que James se lo había dicho!

- ¿Decirle qué?- preguntó Alice, que acababa de llegar en ese momento.

- Que James se va a quedar estas navidades aquí- le dijo Sirius en voz baja. Mientras, James y Marian seguían discutiendo.

- Bueno, eso no tiene nada de malo, Lily y yo también nos vamos a quedar - Sirius volvió a mirar la escena y se volvió a levantar para defender a su amigo.

- Bueno Potter, me lo prometió, pero si eso va a suponer…- no le dio tiempo a terminar.

- ¡mira Black!- estaba fuera de sí. Con todo el mundo mirándola en el comedor- que tú no quieras saber nada de tu hermano y te lleves fatal con él, no te da derecho a quitarme el mío. ¡Búscate a otro!

- Marian, ¡qué estas diciendo!- saltó James ante el comentario cruel de su hermana. Ella no sabía la problemática que tenía Sirius con su familia. Su hermano la estaba mirando muy serio y ella se dio cuenta de que había metido la pata hasta el fondo.



A Sirius le cambió la cara, dio media vuelta y se fue lentamente a sentar otra vez mientras sentía que todas las miradas en el comedor se le clavaban en la espalda.



- lo siento Black- dijo Marian instintivamente. Todos los amigos enmudecieron. En la mirada de Marian había mucho arrepentimiento.

- no pasa anda Potter- luego miró a Jimmy y le guiñó un ojo. James agradeció el comportamiento de Sirius, su hermana podía llegar a ser muy temperamental, pero sabía recular con una facilidad pasmosa. Lo que no se explicaba, era la paciencia que tenía Sirius con ella, pues de todos era bien sabido el carácter arrogante y egocéntrico del chico.



En aquel momento llegó una lechuza. Era Jayak que por fin traía noticias de sus padres. James cogió la carta al vuelo, ya que era más alto que su hermana y Sirius le dio a la lechuza un trozo de sapo frito como premio en cuanto se posó en la mesa.



- ¿es de papá? Dame… ¡ay! ¡Déjame que la lea!- Marian hacía tremendos esfuerzos por llegar a la mano de su hermano, que sostenía la carta en alto.

- Deja, que la voy a leer yo en alto - de repente todos los amigos de ambos se callaron. Ya estaban en la mesa Lily y Laura perfectamente enteradas de todo el jaleo por Alice.



Queridos James y Marian.



Nos alegra saber que os va tan bien en el colegio y que Marian se ha adaptado perfectamente. Recibimos la carta de Marian ayer, pero sentimos con todo el dolor de nuestro corazón comunicaros que estas navidades tenemos que hacer un viaje urgente a Bélgica, pues la tía Fabille no se encuentra muy bien y queremos verla lo antes posible. Sabemos que en Hogwarts os lo vais a pasar muy bien, de lo contrario, os hubiéramos llevado con nosotros, pero entenderéis que estar con una moribunda a la que casi no conocéis, no es una situación agradable para pasar las navidades.

Os mantendremos informados de cualquier novedad. Un abrazo muy fuerte y FELIZ NAVIDAD HIJOS.



Papá y mamá



Marian bajó la cabeza. No se podía creer que pasaría las navidades en Hogwarts, sin sus padres. Realmente esa carta acabó por hundirla. Su hermano la miraba compasivo, esperando su reacción, al igual que Sirius, Remus, Peter y sus amigas. Después de unos segundos levantó la cabeza, una lágrima le caía por la mejilla. James la estaba mirando con compasión y a Sirius de dio un vuelco el corazón al ver que estaba llorando.



- ¿ya tienes lo que querías no? Una navidad sin papá y mamá- a James se le hizo un nudo en el estómago. Luego miró a Sirius.

- Felicidades Black. Has vuelto a ganar la partida.

Jane Black
Forero perdido

Cantidad de envíos : 24
Fecha de inscripción : 06/09/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Merodeadores Presentan

Mensaje  Angie. el Lun Oct 06, 2008 4:05 pm

Hola ^^

Ahh,,me gusta, me gusta *O*
Te dejaría un post más detallado, enorme y muy muy largo de los que suelo dejar yo, pero es que no tengo tiempo apenas...T_T
Así que cuando tenga más tiempo lo dejo ^^

Sigue pronto.

¡Besos! =)

_________________
avatar
Angie.
Principiante

Femenino
Cantidad de envíos : 422
Edad : 28
Fecha de inscripción : 26/07/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Merodeadores Presentan

Mensaje  lºr€n@ el Dom Oct 12, 2008 3:16 pm

Pobre Marian u.u
Yo estaría igual ^-^
Pero ... no siempre se
puede celebrar la navidad
en hogwarts!! *o*


Siento no haberme pasado antes...
no tengo tiempo para casi nada !! >.<




Bss ^____________^
avatar
lºr€n@
Principiante

Femenino
Cantidad de envíos : 275
Edad : 26
Localización : ~ Ntre mis sueños y el mundo real ~
Fecha de inscripción : 30/07/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Merodeadores Presentan

Mensaje  Jane Black el Sáb Oct 18, 2008 6:41 pm

Bienvenida a Los Merodeadores Presentan Angie! Muchas gracias a tí también por tu post Lorena


CAPÍTULO 12

EL REGALO MISTERIOSO



Marian terminó por hacerse a la idea de pasar las navidades en Hogwarts, además, se quedaban Lily y Alice así que seguro que lo pasaría bien. Por otro lado, aunque no lo reconociese públicamente, estaba encantada de no haberse separado de James.



La cena de nochebuena llegó. Todo el castillo estaba iluminado con preciosos motivos navideños. Árboles blancos, luces de colores, figuritas de renos, cintas y bolas de navidad…estaba precioso. La verdad es que en Hogwarts se esmeraban bastante con la decoración de las grandes fiestas. Las chicas trataban de arreglarse lo mejor que podían para la cena de navidad. Marian, a regañadientes, accedió a soltarse la melena, la cual siempre llevaba recogida en una coleta.



- ¿ves cómo estás más guapa? tienes un pelo precioso y no entiendo esa manía de recogértelo siempre.- le dijo Lily mientras le mareaba el cabello de un lado para otro buscando la mejor forma de peinarlo para sacar más partido de él.

- No se porqué me dejo engatusar tan fácilmente…- dijo Marian con un suspiro - pero nada de ponerme espuma fijadora de esa ¿eh?- dijo torciendo el gesto hacia Lily, que seguía peinándola.

- Uy, vaya que sí. Este pelo es difícil dominarlo así que es necesaria la espuma fijadora- Marian miró a Alice en busca de apoyo, pero esta la miró con cara de resignación arqueando las cejas y encogiendo los hombros. Estaba acorralada.



Los chicos siempre tardaban muy poco en arreglarse. En aquella ocasión, para variar, se arreglaron igual que siempre. James sin peinar, Sirius muy peinado, Frank Longbottom con su porte apuesto habitual por el que suspiraba Alice y Neville Rowland, el hermano pequeño de Alice, peinado con su raya al lado. La única novedad era que por una vez James y Sirius llevaban la túnica limpia y la corbata sin lamparones.



Neville era el chico al que Marian había salvado en su primera clase de vuelo. No se le daba muy bien Defensa contra las Artes Oscuras ni Pociones, así que Marian le ayudaba siempre que podía. Por el contrario, era muy bueno en Herbología, un auténtico lince así que siempre le devolvía el favor a ella ayudándola con esa asignatura. Frank se llevaba muy bien con las chicas, especialmente con Marian, ya que esta le había pedido un montón de favores para que le trajera cosas de Hogsmeade y él accedía siempre encantado. Ella estaba en deuda con el por aquello y por lo mucho que le ayudó con el ajedrez a principio de curso. Ese chico le gustaba mucho… para su amiga Alice.



Esperaron un buen rato a las chicas en la sala común para bajar juntos a la cena. En aquella ocasión, tanto James y Sirius como Lily, Alice y Marian se dieron una “tregua navideña” así que se les solía ver juntos con Frank Longbottom y Neville Rowland. Fueron los únicos alumnos de la casa Gryffindor que se quedaron en el castillo a pasar las navidades.



- ¡Pero cuánto tardan!- exclamó James llevándose la mano a la cabeza.

- son chicas, querrán estar perfectas para la ocasión- dijo Frank.

Frank era mucho más maduro que los demás. También tenía un año más que ellos.

- ¡¡Pero eso no es una excusa!!- se agitó Sirius en el sillón.

- Mirad, ¡ya están aquí!- exclamó Neville señalando hacia la escalera de las chicas.

- ya era ho…- James se dio la vuelta y no pudo acabar la frase.



Realmente estaban muy diferentes a su aspecto normal. Su mirada se fijó en su hermana y en Lily, que se había arreglado más de lo normal. Todo el mundo sabía que Lily era bastante presumida pero era la primera vez que James se fijaba detenidamente en ella. Su hermana si que le sorprendió. Estaba realmente guapa, distinta. La sala enmudeció y la chicas se miraron con cara de satisfacción. Marian tenía la cara como un tomate porque Sirius no hacía más que mirarla. Y Frank hacía lo propio con Alice.



- Bueno venga, cerrad las bocas y vayamos al comedor o llegaremos tarde- dijo Marian algo apurada por la situación.



Todos se dirigieron al gran comedor para la cena especial de navidad observando la decoración del castillo.



-¡que bonito está todo!- dijo Alice mirando de un lado para otro.

- ¡¡ay!!- exclamó Marian parándose en seco- se me ha olvidado una cosa.

- Pues corre a por ella antes de que empiece el banquete - le dijo James metiéndole prisa.

- Ir yendo hacia el gran comedor, ahora os alcanzo.- Marian se fue corriendo hacia la torre Gryffindor.



Al entrar en el gran comedor, todos se quedaron anonadados. Era mucho más pequeño de lo habitual. Los alumnos pensaron que se habían equivocado de sala, pero era imposible. Lo que había ocurrido era que el profesor Dumbledore utilizó un encantamiento reductor para que la sala fuese más acogedora. Aún así, la decoración era aún mejor que en el resto del castillo. Cada estrella del cielo mágico se unía a otra mediante un cordón luminoso que formaba una impresionante bóveda multicolor. Solo había una mesa, porque eran pocos los alumnos que se quedaban durante la navidad en Hogwarts, pero estaba especialmente decorada para la ocasión con flores de pascua, porta-velas en forma de árbol de navidad…y un sinfín de detalles más.



- ¡¡qué bonito está todo!!- dijo Lily al entrar- ¡¡y qué acogedor!!

- ¡Wo! ¡Qué pasada!- acertaron a decir James y Sirius. Los demás directamente mantenían la boca abierta.



En la sala también estaban Rita Skeeter y Severus Snape de Slytherin, John Watson, Angelica Crowlen y Anne Banks de Hufflepaff y Colin Mayorie e Issy Parker de Ravenclaw.



- ¡¡BIENVENIDOS!!- era la voz del profesor Dumbledore la que les recibía.



Acababa de entrar por la puerta seguido de la profesora McGonagall (Transformaciones), el profesor Slughorn (Pociones), la profesora Vector (aritmancia), el profesor/fantasma Binns (Historia de la Magia) Aarhus Filch (el conserje) y Ruffus Ogg (el guardabosque)



- podéis tomar asiento donde queráis- les ofreció la profesora McGonagall muy amablemente con la mano. Al parecer la fiesta de navidad la había ablandado un poco.

- Pero… ¿vamos a comer en la misma mesa que ustedes?- preguntó Alice con asombro mirando cómo se iban sentando los profesores en la misma mesa que les había señalado la profesora McGonagall.

- Claro que sí Señorita Rowland. Somos muy pocos para estar separados y en estas fiestas la compañía es el mejor regalo- dijo el profesor Dumbledore.

- ¡Como mola Jimmy! Estamos a punto de cenar con el mismísimo profesor Dumbledore, el director de Hogwarts ¿no es una pasada?- le dijo Sirius al oído mientras tiraba hacia abajo de la manga de James.

- me halaga usted Señor Black- Sirius se quedó quieto mirando a Dumbledore.

- ¿Pero cómo me ha podido escuchar?- dijo aún muchísimo más bajo.

- saber escuchar es un gran poder Señor Black. Hay que entrenar mucho el oído para escuchar, incluso lo inaudible.



Dumbledore echó una ojeada a la mesa cuando todo el mundo estuvo sentado. Parecía que estaba buscando a alguien.



- ¿pero dónde estará Marian?- le dijo James a Sirius entre dientes.

- no lo sé pero el profesor Dumbledore tiene pinta de querer empezar el banquete ya- no había acabado de decir eso cuando…

- ¿y su hermana Señor Potter? ¿La han perdido por el camino?- preguntó Dumbledore mirando a James por encima de sus gafas de media luna con un gesto divertido.

- e…sí, profesor ella tenía…se le había…

- ¡¡YA ESTOY AQUÍ!!- Marian acababa de hacer una entrada un tanto estruendosa en la sala. Casi se tropieza con una figura de reno que estaba en el suelo y por poco tira uno de los hermosos árboles de navidad que franqueaban la entrada del comedor. Todo el mundo empezó a reír. Los de Slytherin lo hacían a modo de burla - lo siento, lo siento mucho…-decía Marian mientras se acercaba a la mesa intentando quitarse unas serpentinas de los zapatos.

- qué vergüenza- le susurró James a Sirius- Sirius no hacía más que sonreír ante la escena como los demás.

- ¡bienvenida a nuestra mesa Marian!- exclamó el profesor Dumbledore. Sirius paro de reír. Se sorprendió de aquella especie de trato especial que Dumbledore le daba a Marian, pues era la primera alumna a la que oía llamarla por su nombre de pila.

- muchas gracias profesor.- Marian buscó sitio entre los de Gryffindor, pero se habían olvidado de guardarle un asiento. << No queda ningún sitio… ¡Es que siempre me pasa lo mismo!>>. Pensó muerta de vergüenza.

- ¡Potter! Aquí hay sitio- dijo de repente una voz muy familiar. Era Sirius, que le hacía señales para que se sentara al otro lado de James. Ella se sorprendió muy gratamente ante el gesto de Sirius y se lo agradeció con una sonrisa. Ese gesto daba por zanjada la discusión sobre el puesto que ocupaba cada uno con respecto a James.

- ¡ven aquí hermanita! Pero que cabrilla loca que eres- le dijo James pellizcándole suavemente la nariz.- estás muy guapa.

- gracias Jimmy- le dijo ella alagada por el cumplido de su hermano. ¡Feliz navidad a todos!- En aquel momento todos cayeron en la cuenta, incluso los profesores, de que nadie había felicitado la navidad aún.

- los últimos serán los primeros. - dijo Dumbledore muy sorprendido ante el gesto de Marian. ¡¡Que dé comienzo el banquete!!

Jane Black
Forero perdido

Cantidad de envíos : 24
Fecha de inscripción : 06/09/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Merodeadores Presentan

Mensaje  Jane Black el Sáb Oct 18, 2008 6:41 pm

SIGUE CAPÍTULO 12

Todos comieron, charlaron y compartieron risas durante toda la velada e incluso, cantaron villancicos. Al profesor Dumbledore le gustaban mucho los villancicos Muggle así que les enseñó alguno. Por supuesto, los de Slytherin no los cantaban y como todo lo bueno se acaba, llegó la hora de irse a dormir. El profesor Dumbledore se levantó para decir unas últimas palabras.



- sabemos que pasar la navidad en el colegio, no es lo mismo que en vuestras casas - miró directamente a Marian- pero esperamos que os lo halláis pasado tan bien en la cena como nosotros. No olvidéis que los amigos son la familia que elegimos nosotros mismos- en aquel momento miró a Sirius y este, al captar la indirecta, se estremeció. James le puso una mano en el hombro y Marian no entendió nada, pero sin saber porqué, sintió una punzada en el corazón al ver a Sirius así y le ofreció una sonrisa de apoyo que él agradeció enormemente. Los demás ni se dieron cuenta del comentario y por lo tanto, ese momento, fue de los tres y solo de ellos tres.

- ¡¡Profesor Dumbledore, espere por favor!!- llamó Marian mientras todos salían por la puerta.

- Dime Marian- Dumbledore la miraba con ternura. Parecía como su abuelo.

- Quiero darle esto- sacó del bolsillo de su túnica un sobre azul sellado con cera.

- ¿Que es?- preguntó Dumbledore cogiéndolo inmediatamente.

- Un sobre- respondió ella risueña- muchas gracias por todo.

- No tienes que darme las gracias por nada Marian- contestó él algo sorprendido pero sin perder la sonrisa. Ella solo asintió con la cabeza.

- ¡feliz navidad Señor director!- Dumbledore no dijo nada por unos segundos. Primero mirando el sobre y luego mirándola a ella con una enorme sonrisa.

- ¡Feliz navidad Marian!



******



- ¡¡Ya es Navidad, ya es Navidad!!- gritó Marian, que fue la primera en despertarse.



Lily y Laura se levantaron nada más oír las voces de la morena. Se vistieron y bajaron corriendo las escaleras de caracol hacia la sala común, donde había un árbol enorme con muchísimos regalos debajo. En el extremo opuesto de la sala también se oían pisadas fuertes bajando las escaleras precipitadamente. Eran James y Sirius junto con Frank y Neville.



-¡cuantos regalos!- gritó Marian ante la mirada de todos.

-¡vamos a abrirlos chicas!- exclamó Alice que estaba igual de ilusionada.-venga Neville, a ver lo que nos han regalado papá y mamá.



Neville acudió a la llamada de su hermana y tanto Lily como Frank se apuntaron al grupo haciendo este último que Alice se sonrojase de nuevo.



-¡Vamos Jimmy! ¡También nosotros tenemos regalos!- Marian cogió a su hermano de la mano. Se disponía a llevarlo junto al árbol cuando se dio cuenta de que Sirius se quedaba solo - ¡Ven con nosotros Black! ¡Tú también tienes regalos! - entonces le cogió de la mano a él también y les arrastró hacia el árbol.



En aquel momento Sirius se sintió muy feliz, Marian le seguía llamando por su apellido, pero eso ya le daba igual porque el hecho de cogerle de la mano y llevarle junto con su hermano para abrir los regalos de navidad, le llenó de alegría. Fue el mejor día de navidad que había tenido nunca y en ese momento comprendió completamente lo que había dicho el profesor Dumbledore. Su verdadera familia eran sus amigos y su hogar, Hogwarts.



- ¡suelta Marian que no soy un niño pequeño!- James se soltó de la mano de su hermana cuando casi llegaron al árbol. Sirius y Marian seguían con las manos enlazadas.



Lily se quedó mirando por un momento la escena, que duró lo que un caramelo a la puerta de un colegio, porque al darse cuenta ambos de que estaban cogidos de la mano, se soltaron rápidamente. Marian se fue junto a sus amigas y Sirius junto a los suyos.



- ¡qué Jersey más bonito Alice!- le dijo Marian al vérselo puesto. Se lo había regalado su madre. Estaba tejido a mano y era rojo con una cenefa azul alrededor.

- ¡historia del quidditch! Qué pasada- exclamó James. El libro se lo había regalado su hermana- ¡gracias Mari!

-¡hala! ¡Un cuaderno con hojas multipintables! Muchas gracias Jimmy. Has dado en el clavo- dijo Sirius ante el asombro de Marian, pues no sabía que le gustara pintar.

- ¿tú pintas Black?- le preguntó sin poder reprimirse.

- claro que pinta ¡y de maravilla! Tendrías que ver las caricaturas que les ha hecho a todos los tontos de Slytherin, ¡son la risa!- dijo James- la caricatura que tengo en la habitación de mí y que te gusta tanto, me la regaló Sir- Sirius se puso colorado al oír aquello. << ¿Le ha gustado mi dibujo?>> se preguntó a si mismo sin dar crédito.



Todos siguieron abriendo más regalos. Frank regaló a Marian un ajedrez mágico para que siguiese practicando, a Lily una pluma estilográfica y a Alice su gorro de invierno, pues en una ocasión Alice le dijo que le gustaba mucho. Llevaba una “F.L” pequeña en un borde. Era bastante difícil ver las iniciales, pero Alice sabía que estaban ahí. ¡Casi se muere de la vergüenza!



- ¡pe… pero si es tu gorro Frank!- dijo ella con la boca abierta al desenvolver el regalo.

- ¿no te gustaba?- Frank estaba coloradísimo, pero mantenía el tipo estoicamente- se que es un poco cutre, pero me pareció que te haría más ilusión, es difícil encontrar este tipo de gorros.



El gorro era mágico. Se convertía en bufanda, guantes y orejeras, según la necesidad de cada momento. Alice le miró con mucha ternura, en aquel momento le daba igual que sus amigas estuvieran allí. Había sido el mejor regalo para ella.



- ¡muchas gracias Frank!

- De nada Alice.



Marian miró la escena emocionadísima. No había duda de que ambos se caían muy bien. Se acercó disimuladamente a Alice cuando Frank estaba con los chicos abriendo más regalos.



- Los mejores regalos son los personales ¿no? - Alice la miró con una brillante sonrisa - ¡para mí son los mejores!



Lily se juntó con ellas mientras seguían abriendo más regalos. La felicidad se respiraba en el ambiente y a Marian se le había olvidado por completo que sus padres no estaban allí.



- ¡¡¡aaaahhhh!!! ¡Qué bonito Jimmy!- Marian se acababa de tirar encima de su hermano. Le había regalado un álbum hecho por él mismo con fotos de ellos dos juntos desde que eran bebés.

- ¿te gusta?- los dibujos los ha hecho Sirius y yo fabriqué el álbum y busqué las fotos. Marian miró los dibujos atónita, realmente dibujaba muy bien.

- Jimmy, no hacía falta que lo dijeses- le reprochó Sirius por lo bajo.

- no importa, me gustan mucho Black, muchas gracias- le dijo Marian. Sirius sintió otra punzada en el estómago, otra vez esa sensación rara, pero ese día no le quiso hacer caso. Era demasiado feliz.

- ¡un peine alisador!- dijo Lily desenvolviendo un cepillo redondo enorme- justo lo que necesitaba mi pobre pelo, castigado por el ambiente de Hogwarts.

-¡pero que presumida que eres Lil!- le dijo Alice jovialmente.

-luego vendrás a pedírmelo, seguro- se rieron mientras Lily abría una extraña caja redonda.

- pero que demonios…- dijo Lily intrigada.

- ¡¡un surtido de chucherías de Honeydukes!!- exclamó Neville con los ojos abiertos de par en par.

- ¡que pasada!- dijo Marian acercándose para verlas. Estaba claro que su intención era buscar brujitas de chocolate blanco, pero no había.

- ¿quien te ha regalado eso?- preguntó Alice intrigada.

- pues no lo sé. No hay ninguna nota- Lily se quedó mirando a los chicos intrigada, pero ellos estaban a lo suyo.

- ¡artículos de broma de Zonko! Pero Sir, ¿cómo has conseguido esto? Que guay, ¡¡tiene de todo!!- exclamó James.

- uno, que tiene sus contactos- dijo Sirius con tono de superioridad y enlazándose las manos detrás de su cabeza (un gesto muy típico en él)

- pero que presumido que eres Black- le dijo Alice con reproche.

- ¡a que sí!- Sirius estaba muy orgulloso de sí mismo.

- ¡¡no!! ¡¡No puede ser!!-gritó Marian.

- ¿que te pasa?- exclamó James preocupado. Marian acababa de desenvolver una caja repleta de…

- ¡¡brujitas de chocolate blanco!! ¡¡Y de las que vuelan!! Jimmy te has superado, eres…

-¡wow, wow… para el carro vaquera! Eso no te lo he regalado yo- Marian se quedó cortada y miró a sus amigas, las cuales negaron con la cabeza, luego miró a Frank.

- Frankiiiii, no mientas. Las has traído de Honeydukes durante tu última visita a Hogsmeade ¿verdad?

- no Mari, mi regalo ya lo has abierto - Sirius le miró entornando los ojos. << O sea, que Frank Longbottom puede llamarla Mari y yo, que soy el mejor amigo de su hermano, la tengo que llamar Potter>>

- Neville, ¿has sido tú?- continuó Marian. Pero este negó con la cabeza.



Sólo quedaba una persona. La única de la cual pensó que no iba a recibir ningún regalo. Todos miraron a Sirius pero este, al ver la cara de apuro de Marian salió al paso.



- venga Potter, yo no te iba a hacer un regalo tan absurdo como ese ¿no crees?- ella le miró incrédula.

-pues también es verdad, tú no sabes lo que me gusta.

Jane Black
Forero perdido

Cantidad de envíos : 24
Fecha de inscripción : 06/09/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Merodeadores Presentan

Mensaje  Summer. el Lun Oct 27, 2008 5:45 pm

*O*

Ah, me gusta mucho el fic *-*
No lo he leído entero, sólo el primer capítulo. Pero, lo que llevo, me está gustando =)
Cuando lea todo te dejo un post decente =)

¡Besos!*-*

_________________
avatar
Summer.
Principiante

Femenino
Cantidad de envíos : 389
Edad : 26
Localización : Localizando (:
Fecha de inscripción : 28/07/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Merodeadores Presentan

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.