El amor de Bella

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: El amor de Bella

Mensaje  Hojita* el Vie Ago 08, 2008 12:46 am

WOw Shocked
que boda !!
siguelo pronto
haber que sucedera en la boda
avatar
Hojita*
Aficionado

Femenino
Cantidad de envíos : 956
Localización : Buscando a Leiza , que se perdio buscando a Nemo (?)
Fecha de inscripción : 30/07/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: El amor de Bella

Mensaje  Dora Tonks el Sáb Ago 09, 2008 2:09 am

Cap.9 La boda (Parte I)

Llegaron a la Mansión y Druella fue hacia uno de los cajones de la entrada, lo abrió y cogió un estuche forrado en piel del cual saco una llave que introdujo en la cerradura del cajón de arriba y saco un sello con el símbolo de la familia Black. Fue a uno de los asientos de la sala de estar, coloco las compras ayudada por Bella, y sacaron las figuritas de los ángeles negros. Druella empezó a ponerlas el sello al tiempo que las miraba y ponía mala cara, mientras Bella se iba a su cuarto a… “colocar” el vestido. En cuanto llego a el, tiró el vestido de mala gana encima de la cama.

-¡¿POR QUE ES TODO TAN COMPLICADO?! –Gritó lejos al alcance de su madre.
-Porque me voy a casar con el estúpido de Lestrange y no con el hombre al que amo…
-Porque se tuvo que alejar de mi… -Dijo ahora en un susurro débilmente mientras se dejaba caer encima de la parte de la cama que estaba desocupada. -¿Por ser mortífaga?... ¡Ja! –Rió sarcásticamente. –Eso es un honor… Si el no lo entiende, es que no es digno de mi… -Dijo mas bien intentando convencerse asi misma. –Si… Es mejor asi… -Al instante se fue acomodando en la cama con ojos vidriosos mirando de frente sin parpadear, hasta quedarse dormida…

Su madre ya había acabado con las figuritas y uno de los elfos la informó de que la cena ya estaba lista. Se dirigió al cuarto de su hija para avisarla. Tocó y entreabrió la puerta viendo que estaba dormida. Sonrió y se acercó a ella.

-Bella durmiente… Despierta. –Le dijo meneándola, sin saber que acababa de decir el nombre de un cuento muggle.
-¿Que?... –Pregunto Bella abriendo los ojos.
-La cena ya esta lista querida.
-Voy… -Se levantó, y su madre ya fue yendo para el comedor. Llego y se sentó en una de las sillas, se sirvió pavo y jugo de mora. Mantuvieron el silencio casi toda la cena, a excepción de cuando Druella la informó de que vendría Narcisa a la boda, que había escrito al director para que la dejaran salir para el evento. En cambio no avisó de Andrómeda, la cual no la quería ver ni en pintura.
Cuando Bella acabó se fue de nuevo a su cuarto, apartó el vestido dejándolo encima de una silla y se acostó hasta quedarse profundamente dormida

A la mañana siguiente al despertarse, se ató el cordón de la bata negra que se puso encima del camisón (también de este color) y abrió la puerta escuchando murmullo en el pasillo. Se asomó y vio a su madre abrazando a su hermana pequeña de 15 años.

-¡Bella! –Gritó Cissy yendo hacia su hermana y abrazándola fuertemente.
-Hola cielo ¿que tal? –Dijo sin mucho ánimo.
-Bien, te eché otra vez de menos en Hogwarts, llevas ya 2 años sin estar allí lo se, pero no me termino de acostumbrar, y además tengo que cruzarme con… Esa traidora de Andrómeda… -Dijo poniendo una cara como si estuviera oliendo mierda. (La que habituaba a poner xD)
-¡Aaa!... A esa ni me la menciones… -Dijo Bella poniendo cara de asco.
-Ya chicas, ¿Por qué no dejamos de hablar de los “errores” de la vida? –Dijo refiriéndose a Andrómeda como si fuera uno.
-Si mejor… Además hoy es un día para estar ¡felices! –Dijo Narcisa volviendo a abrazar a su hermana, la cual quedó aplastada por el abrazo y ponía cara de rabia por habérselo recordado. -¿Y esa cara? ¿No estas contenta? –La preguntó mirándola extrañada cuando se separaron. Hubo un pequeño silencio, que interrumpió Druella.

-Eh… Cissy cielo, por que no te vas a preparar tu vestido ¿eh? –Dijo sonriéndola.
-¡Si! Ya veréis es precioso, pero tranquila no te voy a hacer sombra Bella. –Dijo en broma, olvidando la cara de su hermana minutos antes.

“No, si sombra no la vas a hacer… Con ese vestido ya es la sombra personificada…”
-Pensó Druella mientras veía a su hija menor salir de allí saltando de felicidad.

-Bueno madre… Yo me voy a duchar… -Dijo en tono cansino dirigiéndose al baño, sin querer imaginar la vida que la esperaría al lado de Rodolphus.
-¡Bella hija espera! –Dijo su madre reteniéndola. –Bella se giró.
-Sabes que esto lo he hecho por tu bien… Con el tiempo te darás cuenta de que era lo mejor, y me lo agradecerás. –Dijo acariciándola una mejilla mientras la regalaba una sonrisa. Bella también la regaló una sonrisa, pero al contrario que su madre, esta era falsa. Cuando se giró para ir al baño la borró de su cara.

Entró en el baño y encendió el grifo, se despojó de la bata y el camisón y entró en la bañera que estaba llena de espuma con agua caliente. Fue cerrando los ojos y se fue relajando. No sabía ya cuanto tiempo llevaba ahí, solo sabía que estaba tan relajada que no quería salir, y menos para ir a casarse con Rodolphus…

Media hora después de eso, tocaron a la puerta y abrió su madre.
-Bella, ¿¿Aún estas asi?? –Dijo alarmada. -¡Te queda solo una hora!
-Ya iba a salir madre… -Mintió. Druella la miró con cara de reproche y después salió.
Cuando se fue Bella se quedó unos segundos otra vez con los ojos cerrados, pero luego los abrió y salió de mala gana de la bañera. Se puso un albornoz de color blanco con el símbolo de los Black y fue a su cuarto a vestirse. Allí la esperaba Cissy ya vestida.

-Y bueno ¿Cómo me veo? –Dijo sonriendo y girando sobre si misma. Llevaba un vestido de un verde clarito de manga larga, con escote cuadrado y motivos de hojas verdes en algunos lados, como en los hombros y los costados, y pedrería también de este color, a juego con los tacones.
-Te ves muy bien… -Dijo sin el mínimo interés. Ya bastantes problemas tenía como para estar andando con chorradas.
-Lo se… -Dijo modestamente. Entonces entró Druella por la puerta.
-Cissy hija estas muy linda. –Dijo sonriéndola.
-Gracias mamá. –Dijo correspondiendo la sonrisa y aleteando la parte de abajo del vestido mientras se miraba.
-Bueno Bella… Vamos, ya va a ser la hora y tu sin el vestido. –Dijo su madre yendo hacia la silla para coger el vestido.
-Ese… ¿Ese es el vestido? –Preguntó Cissy mirándolo con sorpresa y miedo.
-A sí es hija… tu hermana optó por un vestido de funeral…
-Aaa… -Tragó en seco. –Que… Que bien. –Le dirigió una sonrisa fingida a su hermana mayor.
-Sí… Bueno, ¿me ayudáis o que? ¿No era que tenías prisa madre?
-Ay si, perdona hija… -Empezaron a colocarla el vestido entre Druella y Cissy. Luego Druella la peinó como puso su espeso pelo color azabache, dejándolo en un recogido como solía llevarlo normalmente… Pero más ordenado. Mientras que Narcisa la maquillaba, con un tono de color perfecto acorde con la apariencia que tenía en ese momento. Cuando estuvo ya lista su madre la miró desde lejos.

-Estás preciosa hija… Pareces una princesa. –Dijo sonriéndola.
-De las tinieblas… Pero princesa… -Recalcó Cissy.
-Bueno… ya es la hora, vamos a darnos prisa, ya debe de haber llegado el coche mágico que pedí hace media hora, cuando se suponía que tenías que estar vestida y no en el baño… -Dijo Druella mirando a Bella con una mirada de advertencia que dio paso a una pequeña sonrisa. No cabía duda de que Bellatrix era la favorita de Druella. Bella sonrió de lado dando paso a una mueca sin poder evitarlo. Druella le ofreció el brazo y Cissy se enganchó del otro que tenía libre su hermana, y así se dirigieron al coche que las llevaría hasta la Iglesia.

Dora Tonks
Principiante

Femenino
Cantidad de envíos : 274
Fecha de inscripción : 30/07/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: El amor de Bella

Mensaje  Dora Tonks el Sáb Ago 09, 2008 2:16 am

Como era d sperar, he subido ya todos los caps k tenia scritos n las otras webs, y todavia no he scrito ninguno mas Ú.Ù ... Todavia m keda uno y el epilogo (X lo menos tengo pensado eso x ahora) a ver si venzko a la pereza xDDD

Besos!! n.n

Dora Tonks
Principiante

Femenino
Cantidad de envíos : 274
Fecha de inscripción : 30/07/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: El amor de Bella

Mensaje  Hojita* el Mar Sep 09, 2008 9:42 pm

Awww *-*
continualo pronto !!
avatar
Hojita*
Aficionado

Femenino
Cantidad de envíos : 956
Localización : Buscando a Leiza , que se perdio buscando a Nemo (?)
Fecha de inscripción : 30/07/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: El amor de Bella

Mensaje  Dora Tonks el Miér Sep 10, 2008 12:49 am

A ver si n stos dias k m kedan d vakas logro scribir algo ú.ù
Si no pues... Supongo k n Navidad xP
O algun finde Razz


Dora Tonks
Principiante

Femenino
Cantidad de envíos : 274
Fecha de inscripción : 30/07/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: El amor de Bella

Mensaje  Dora Tonks el Sáb Mar 21, 2009 10:46 pm

El amor de Bella

Cap.10 La boda (Parte II)


Llegaron a la Iglesia y Druella se bajó del coche.
-Cissy ven conmigo, Bella tú quédate y da vueltas en el coche. –Narcisa bajó siguiendo las órdenes de su madre y la dio la mano.
-Todo va a salir bien cariño. –Dijo sonriendo a su hija mayor antes de cerrar la puerta y que el coche se pusiera en marcha.
-Desde luego… -Manifesto en voz alta. Vio que el conductor la miraba por el retrovisor. -¡Qué está mirando! –El conductor apartó rápidamente la mirada, ella bufó y miró por la ventanilla. Había un montón de personas.
-¡Genial! Cuanta audiencia. –Exclamó con notorio sarcasmo.
El coche siguió dando vueltas hasta que el conductor paró.
-Señorita, su madre me acaba de comunicar que el señor Black ya ha llegado. La espera en los cedros del jardín, al pie de la Iglesia.
-¿Y a que espera para llevarme allí? ¡Vamos! –El coche se puso en marcha de nuevo y minutos después ya habían llegado. Cygnus Black II, el padre de Bella, fue quien abrió la puerta, la tendió la mano y esta acepto saliendo así del vehículo. Ni siquiera hubo un cruce de miradas, simplemente se agarró a su brazo siguiendo el protocolo. La gente empezó a murmurar. Bella estaba segura de que era a causa de su vestimenta.
Comenzó a sonar la música típica de bodas, y ambos empezaron a caminar por una estrecha y larga alfombra de color blanco, que al llegar a la puerta de la Iglesia cambiaba a roja. Al entrar, seguidos por varias personas que llegaban tarde, la mirada de Bella fue a parar a Rodolphus, el cual estaba en el altar. Vio en su cara el reflejo de la sorpresa por su apariencia, le vio tragar y después sonreir. Ella no cambió su semblante de impasibilidad en ningún momento y apartó la vista de él, mirando al frente.
Poco a poco se iban acercando, y cuando paró de sonar la música, Bella y Cygnus ya estaban en frente del altar. Cygnus soltó a Bella entregándosela a Rodolphus.
-Queridos hermanos… -El cura empezó con el sermón y Bella inmediatamente desconectó. Se le cruzaban por la mente imágenes de la vida que iba a tener. No, seguramente sería peor, inimaginable. Hizo un esfuerzo por imaginar pero ya era bastante horrible. En ese momento salió de su ensoñación al escuchar su nombre.
-¿Bella? –Preguntaba Rodolphus preocupado. Bella le miró aturdida y luego miró al cura.
-Bellatrix Black aceptas a Rodolphus Lestrange para amarle y respetarle, en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza, ahora y por el resto de tus días hasta que la muerte os separe?
-Acepto.
-¿Y tú, Rodolphus Lestrange aceptas a Bellatrix Black para amarla y respetarla, en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza, ahora y por el resto de tus días hasta que la muerte os separe?
-Eso es obvio. Sí, acepto.
-Bien… Por el poder que me ha sido concedido yo os declaro marido y mujer. Puede besar a la novia.
La gente empezó a vitorear mientras se levantaban de los asientos, Rodolphus fue a acercar sus labios a los de Bella pero esta apartó la cara.
Rodolphus se separó y la miró directamente a los ojos. Ella le miró por unos segundos y después desvió la mirada.
-Será mejor que nos vayamos ya de aquí. –Dijo ella por fin. Él tragó y luego asintió.
-Sí…
Pasaron por la alfombra roja y la blanca de fuera llegando a un coche de boda que les esperaba. Los padres y hermanos de ambos les dieron la enhorabuena, ya que eran los únicos a los que les había permitido acercarse, y se despidieron de ellos. Se subieron al coche y este se puso en marcha.

Después de un largo rato de silencio, Bella lo cortó.
-¿Hacia donde nos dirigimos? –Él la miró y pudo comprobar que ni se había molestado en mirarle al hacerle la pregunta.
-A una de mis mansiones. He pensado que podríamos vivir allí, al menos durante algún tiempo.
Se hizo de nuevo el silencio y siguió así hasta que llegaron al lugar. Se bajaron del coche.
-¿Te gusta? –Preguntó él pero no obtuvo respuesta. Se desplazaron a dentro de la mansión.
-Me he tomado la libertad de comprarte algunos accesorios, también vestimenta. Abunda el color negro, se que te encanta. –Sonrió.
-Así es. Gracias. –Dijo cortante y subió las escaleras seguida rápidamente por él.
-¡Oh¡ -Abrió una de las muchas puertas que había. –Este es nuestro cuarto.
Bellatrix miró a la cama de matrimonio que había en el centro de la habitación.
-Mira el baño está ahí. –Dijo señalando otra puerta que había en el cuarto. -Voy a… Ver si nos preparan la cena. –Salió dejando sola a Bellatrix que seguía con la vista fija en la cama. Poco a poco fue desviándola observando el resto del cuarto. Se dirigió hacia la cama y se sentó, acarició la colcha.
Apareció Rodolphus tocando a la puerta y entrando.
-Ya está, en menos de cinco minutos estará todo listo. Baja cuando quieras, puedes ponerte algo del armario si te apetece. –Sonrió a medias y bajó de nuevo.
Bella se levantó de la cama y fue al armario, lo abrió y vio el montón de ropa que había. No tenía ganas de cambiarse siquiera, lo cerró y bajó.
Rodolphus ya estaba sentado en la mesa, alzó la vista cuando entró Bella y se levantó y sujetó la silla de al lado, ofreciéndola asiento, ella se sentó y él la acerco a la mesa, después se volvió a sentar.
Los platos ya estaban.
Y de nuevo el silencio, no hablaron nada, solo comieron y bebieron. Cuando terminaron Rodolphus llamó a los elfos domésticos que habitaban en esa casa, para que recogieran. –Debes de estar cansada, será mejor que subamos a la habitación.
Se levantaron y subieron al cuarto.
Entraron y Rodolphus cerró tras de sí.
-Es una suerte que no te decidieras a cambiarte. –Sonrió con picardía.
-¿Por qué? –Dijo Bella con el ceño fruncido, intentando entender porqué la miraba así.
La sonrisa de él se ensanchó y se quitó la chaqueta.
-Ya sabes, para quitarte el vestido yo.
Bella lo comprendió ahora.
-Como bien has dicho antes, estoy cansada. –Dijo mientras se sentaba en la cama subiendo las piernas.
-Pero es nuestra noche de bodas… -Se acercó peligrosamente.
-He dicho que estoy cansada. –Afirmó con autoridad.
La miró con deseo y acortó la distancia yendo hacia la cama y subiéndose encima d ella, empezó a besarla por el cuello bajando al escote.
-¡Apartaté¡ ¡Bájate ahora mismo de enciam mío!
El siguió llenándola de besos por cada zona de su piel y pasó una de sus manos por una pierna de ella, subiéndola el vestido hasta llegar a su muslo.
Bellatrix respiraba agitádamente por el esfuerzo de apartarle. Le dio un rodillazo en la entrepierna, y así consiguió quitárselo de encima.
Rodolphus se retorció de dolor.
-¡Te lo había advertido! –Su pecho subía y bajaba violentamente al compás de su respiración.

Pasaron dos meses desde aquella noche. Él ya no volvió a hacer ningún tipo de acercamiento hacia ella. En vez de “La Mansión Lestrange” parecía la “La Mansión del Silencio”, porque no hablaron en todo ese tiempo.
Con la excepción de algunas ocasiones, como cuando tenían que hacer una misión juntos para el señor oscuro.

En el presente, después de esos dos meses, no tan horribles, Bellatrix se decidió a hacer algo. Esa misma noche cuando cenó (ya ni cenaban juntos), fue a su habitació y abrió el armario, sacó un conjunto de ropa interior negro con encaje y una bata de seda del mismo color. Se dirigió a la habitación de Rodolphus. (Ahora dormían en habitaciones distintas).
Llamó a la puerta y sin esperar respuesta abrió. Rodolphus se sorprendió o más bien se asustó de verla, ya que eso no era normal para él.
-Bella. -Tragó.
Ella sonrió con picardía y se acercó a él subiéndose en la cama y gateando por ella hasta ponerse encima de él.
Él volvió a tragar. -¿Qué estás haciendo?
-Lo que llevas esperando toda tu vida de mí.
Colocó una mano en su rostro y cerró los ojos, para luego besarle apasionadamente. Después se separó para ver la reacción de él, aún con la sonrisa puesta.
Ahora era él el que tenía los ojos cerrados. Fue abriéndolos poco a poco.
-Wow… -Fue lo único que llegó a decir.
Ella se mordió el labio inferior y él cambio las posturas quedando ahora encima, se besaron con pasión.

Esa noche hicieron el amor. Bella había decidido aceptar, simplemente por que había tenido la necesidad. Y no la resultó difícil en ningún momento. Porque su imaginación estaba saliendo a flote. No pensaba en el hecho de estar haciéndolo con aquel individuo que aborrecía completamente, sino que se imaginaba haciéndolo con aquel que quería realmente. Y no era aquel “idiota” con el que había estado perdiendo el tiempo desde pequeña, no, era otro. El mago mas poderoso del universo según ella, que en un futuro cercano sería el culpable de que fuera a Azkaban y de que se sumergiera en la completa locura.

Dora Tonks
Principiante

Femenino
Cantidad de envíos : 274
Fecha de inscripción : 30/07/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: El amor de Bella

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.