"Sentimientos Inconfesables" [DMxHG]

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

"Sentimientos Inconfesables" [DMxHG]

Mensaje  Leah. el Vie Ago 01, 2008 4:45 pm

Bueeeh aqui estoy de nuevo dando la pelmada xDD
En fin, este fic tiene sus añitos también xD
Está situado en el 6º año de Harry, así que nuestro Dumby sigue vivo (?)

Le tengo especial cariño porque, pienso que a lo largo del fic se ve un ligero desarrollo a nivel de escritura (o eso me parece a mí). Tardé tanto tiempo en acabarlo que los primeros capítulos y los últimos son totalmente diferentes.

Por eso, el comienzo puede parecer aburrido, la típica historia Dramione u.u Incluso ahora, releyendo, no estoy demasiado conforme con los primeros capítulos xD (soy sincera, no voy a decir que es genial porque no pienso que sea cierto! XD vaya manera de hacerme publicidad...)

Bueno, dejo dos capitulillos para empezar, que el primero es como una especie de introducción... :? Puede que os lo conozcáis del otro foro Razz

Disclaimer: Los personajes, hechizos, lugares y blablabla pertenecen a la maravillosa Jotaká, y una servidora no intenta ganar nada con esto a parte de un poquito de diversión para ella y sus lectores Rolling Eyes


Cáp. 1: Nubes oscuras

La lluvia caía estrepitosamente sobre el suelo. Aquella chica corría sin cesar mientras sus pies chapoteaban contra el agua, llenándose de barro. No sabía muy bien hacia donde iba. Simplemente se limitaba a correr. Correr, correr, siempre hacia delante. Como si de esa forma pudiese dejar todo su dolor atrás. Desde que su corazón tuvo la mala idea de enamorarse, supo que nunca iba a ser correspondida. Se había obligado a sí misma a olvidar, borrar de su mente a aquel chico que la perseguía constantemente en su mente. Pero había sido imposible, él siempre estaba ahí, clavado entre sus recuerdos. Pensara en lo que pensase, todo detalle la llevaba a él, todas las pequeñas cosas de la vida las relacionaba con el chico al que tanto amaba. Se adentró en el bosque y se detuvo en un claro. Dirigió su mirada hacia la luna, que brillaba en lo más alto de un cielo cubierto de estrellas. Las gotas caían sobre su pálido rostro, mezclándose con las lágrimas. Respiraba entrecortadamente.

Después de un tiempo que ni siquiera ella pudo medir, bajó la vista y emprendió el camino de regreso. Caminaba cabizbaja, con la cabeza oculta entre los hombros, intentando resguardarse de la lluvia. Aunque de poco le servía, era imposible que se mojara más de lo que ya estaba. Su pelo estaba más enmarañado que de costumbre, totalmente empapado y lleno de hojas que habían caído de los árboles a causa de la tormenta. Pero aquello no importaba, nada importaba ya… Sintió unas tremendas ganas de gritar, de liberarse de la frustración que le oprimía el pecho. Entró en silencio atravesando las fuertes puertas de la entrada, dejando un rastro de agua sucia tras de sí. Caminó sin pensar, se conocía el camino de memoria. Se detuvo frente al retrato de la señora gorda y se frotó el rostro con las manos. No quería que sus compañeros se diesen cuenta de que había estado llorando.
-Zumo de calabaza.-susurró con poco ánimo.
-Madre mía, niña. Vienes hecha un desastre.-le dijo la señora gorda con reproche.
-¿Qué parte de “zumo de calabaza” es la que no entiende?-le preguntó la chica fríamente. La señora gorda le dirigió una dura mirada, pero se hizo a un lado. La chica pasó y llegó a la reconfortante sala común. Por suerte para ella, no había nadie allí, así se libraba de posibles preguntas embarazosas. Subió las escaleras que daban a su dormitorio y fue directa al cuarto de baño a pegarse una ducha. Al poco rato escuchó como la puerta se abría.
-¿Hermione? ¿Eres tú?
-¿Ginny? Sí, soy yo.-le contestó mientras el agua caliente caía por su espalda.
-¿Dónde has estado hasta ahora? Es más de media noche.
-Paseando.
-¡¿Paseando?! ¡Pero si está lloviendo a mares!
-Lo sé. Y no grites, vas a despertar a Parvati y Lavender.
-¿Te pasa algo?-le preguntó la pelirroja preocupada.
-No.-le contestó Hermione secamente. Al poco rato salió de la ducha envuelta en una toalla.
-Hermione, tienes los ojos hinchados. ¿Has estado llorando?
-No.-repitió ella esquivando la mirada de la pelirroja. Ginny le dirigió una mirada de tristeza a su mejor amiga.
-Mira Hermione, últimamente estás muy rara. Desapareces constantemente para ir a “pasear” y nos evitas a Harry, Ron y a mí. No me vengas diciendo que no te pasa nada.
-Estoy bien, Ginny.
-De acuerdo.-suspiró Ginny resignada.- Cuando quieras hablarlo ya sabes que me tienes aquí para escucharte, ¿vale?
-Sí, gracias.-le contestó la castaña con una triste sonrisa.
-De nada. Anda, vamos a dormir.
avatar
Leah.
Merodeador

Femenino
Cantidad de envíos : 1412
Edad : 28
Localización : Donde sea escuchando a los Beatles Ü
Fecha de inscripción : 30/07/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: "Sentimientos Inconfesables" [DMxHG]

Mensaje  Leah. el Vie Ago 01, 2008 4:45 pm

Cáp. 2: Enfrentamientos

Cuando Hermione despertó, se dio cuenta de que era la única que quedaba en la habitación. Apartó las blancas sábanas que la cubrían y se levantó. El silencio reinaba en la habitación. Se acercó a la ventana y se apoyó en el alféizar. El cielo estaba oscuro a causa de las nubes que se alejaban, lentamente, como si no quisieran abandonar el lugar. Al menos había parado de llover. La hierba aparecía húmeda por el rocío y la tormenta, y en las hojas de los árboles colgaban blancas perlas de agua. La joven dejó escapar un suspiro. Desde que aquel chico existía en su vida, todo había dejado de ser bello. La alegría parecía haberse esfumado al saber que él nunca estaría a su lado. Hermione hizo un gran esfuerzo por contener las lágrimas. No estaba preparada para responder al interrogatorio de Ginny. La pasada noche había logrado disimular, ya que sus lágrimas se mezclaban con el agua de la ducha. Se vistió muy lentamente, sentía que no quería salir de aquella habitación. No quería afrontar la realidad. Pero necesitaba salir, necesitaba verle. Cuando bajó a la sala común, se encontró con que Ginny, Harry y Ron la estaban esperando.
-Buenos días, Hermione.-saludó Harry sonriente. ¿Qué diría él si descubriera lo que ella sentía? Era mejor no pensarlo.
-Hola, Hermione. Ya pensábamos que no ibas a salir de la habitación.-le dijo Ron. ¿Y qué diría él? Seguramente no le volvería a dirigir la palabra…
-Buenos días, chicos.-saludó ella intentando sonreír y que su voz sonara alegre. Ser feliz parecía haberse vuelto una tarea imposible…
-¿Qué tal has pasado la noche?-le preguntó Ginny intentando que le diera algún tipo de información. Cosa que no consiguió.
-Bien.-se limitó a decir la castaña.-Vamos a desayunar, tengo hambre.-la chica atravesó la estancia y salió por el retrato. Ginny se apresuró a seguirla. Los chicos se miraron e intercambiaron miradas de incertidumbre.
-¿Tú sabes qué le pasa?-le preguntó Harry a Ron.
-¿Yo? Ya sabes que para mí las chicas son como las explicaciones de Snape: imposibles de entender.-Harry soltó una carcajada ante el comentario de su amigo.
-Bien, vale…-dijo cuando se calmó un poco.- Creí que igual lo sabrías.
-Y yo creí que lo sabrías tú.
-¿Y eso por qué?
-Porque ya tienes experiencia con las chicas. Lo digo por lo de Chang, no se si lo habías pillado.-dijo Ron entre risas.
-¡Cállate, Ron!

Salieron de la sala común, Ron todavía riéndose de Harry, que parecía estar haciendo un gran esfuerzo para no ponerse a gritar. Llegaron a Gran Comedor y vieron que Hermione estaba sentada en una esquina de la mesa, y Ginny frente a ella mirándola con preocupación. La castaña observaba un plato de gachas mientras las hacía girar con la cuchara con gesto abatido. Harry y Ron hicieron ademán de sentarse junto a ella pero vieron como Ginny negaba con la cabeza con expresión sombría y fueron a sentarse junto a Neville, Dean y Seamus.
-Hermione, sé que te pasa algo, así que no intentes negarlo.-dijo Ginny rompiendo el incómodo silencio que se había formado entre las dos.
-Ya te he dicho que estoy bien.
-No Hermione, no estás bien. Llevas unos días muy rara. Soy tu mejor amiga y me preocupo por ti. No trates de engañarme.
-Ginny, por favor, comprende que…
-No, Hermione. Mira, algo te pasa, y quiero saber de una vez qué es. No puedes pasarte toda la vida evitándonos a Ron, a Harry y a mí.
-Algún día te lo contaré.-susurró Hermione soltando un suspiro. La pelirroja se tapó el rostro con las manos, totalmente exasperada.
-Siempre me dices lo mismo, Hermione. Algún día. Pero luego ese día nunca llega.
-Está bien. Tienes razón. Te lo contaré.-Hermione hizo una pausa que obligó a Ginny a acercarse más a ella.- Es por…-la castaña fue a señalar a aquel chico que la perseguía en todo momento en su mente, pero ya no estaba en la mesa. Se había ido. Hermione se quedó sin saber como reaccionar.
-¿Y bien?-inquirió Ginny. -¿Es por qué?
-Más bien, por quién…
-¿Estás enamorada, Granger?-Hermione se volteó lentamente, totalmente pálida ante aquellas palabras. Lo hizo muy despacio, pues ya sabía quién le esperaba a sus espaldas. Se giró y se encontró cara a cara con Draco Malfoy.
-Lárgate, Malfoy. No tengo tiempo que perder contigo.
-Átate una piedra al cuello, tírate a un río y hazle un favor al mundo.-soltó Ginny con cara de profundo fastidio, ya que Draco había conseguido que Hermione no le dijera de quién estaba enamorada.
-Tú cállate, Pobretona-Weasley.-Ginny resopló y comenzó a juguetear con el tenedor, ignorando totalmente a Draco.
-No te metas con ella, Malfoy. No te ha hecho nada.-intervino Hermione.
-Lo siento Granger, pero tú no eres nadie, mejor dicho, nada, para decirme lo que tengo o no tengo que hacer.-Hermione sintió como se le encendían las mejillas y la palidez de su rostro iba cambiando de color.
-Deberías cuidar tu bocaza si no quieres acabar en Azkaban haciéndole compañía a tu padre.-dijo, intentando que su voz sonara lo más fría posible. Draco la miró con profundo odio, se volteó rápidamente y desapareció tras las puertas.
-Te has pasado, Hermione. Ni siquiera un Malfoy se merece eso.
-Eso le pasa por buscar pelea. Que reflexione sobre las consecuencias antes de actuar.
-Supongo que tienes razón…-de pronto, Ginny puso cara de haberse acordado de algo muy importante.-Hermione, me estabas contando todo este lío que ha ocurrido estos días…
-Te lo contaré más tarde.
-Pero…
-No, Ginny. Más tarde, no estoy de humor.-dicho esto, se levantó del asiento y salió del gran comedor.
-Te odio, Malfoy…-gruñó Ginny mientras iba tras la castaña.
-¿Y a estas dos qué les pasa?-murmuró Ron de bastante mal humor cuando las dos se marcharon.
-Ni idea.-le contestó Harry.-Pobre Hermione, le pasa algo, y quiero saber qué es.
-Muy bien, Harry. Vas progresando. Has conseguido descubrir que a Hermione le pasa algo.-dijo Ron con tono sarcástico.-La pregunta es, ¿qué?
-Ya te he dicho que no lo sé.
-Seguro que ha sacado una A de aceptable en algún examen y ahora está deprimida.
-Ron, no tiene gracia.
-Ya lo creo que la tiene.-dijo el pelirrojo mientras estallaba en carcajadas.


Hasta aquí por hoy! ^^
Reviewwwws (:
Un fic con posts es un fic feliz!! (L)
avatar
Leah.
Merodeador

Femenino
Cantidad de envíos : 1412
Edad : 28
Localización : Donde sea escuchando a los Beatles Ü
Fecha de inscripción : 30/07/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: "Sentimientos Inconfesables" [DMxHG]

Mensaje  Hojita* el Vie Ago 01, 2008 5:40 pm

Primera (?)
nueva lectora , me lei este fic en el otro foro pero ya no me acuerdo xD , solo se que me gusto mucho
asi que lo leere otra vez
espero el siguiente cap impacinete
bss
avatar
Hojita*
Aficionado

Femenino
Cantidad de envíos : 956
Localización : Buscando a Leiza , que se perdio buscando a Nemo (?)
Fecha de inscripción : 30/07/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: "Sentimientos Inconfesables" [DMxHG]

Mensaje  Beth_lovegood el Vie Ago 01, 2008 5:58 pm

Esta bueno...
mmm... en mi mente se me formaron varias
preguntas, me encanta,
me tengo q ir, asi que lo q escribo es corto...
espero q lo sigas pronto
Besos!!!!
Cuidate...
avatar
Beth_lovegood
Forero perdido

Femenino
Cantidad de envíos : 30
Edad : 23
Fecha de inscripción : 31/07/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: "Sentimientos Inconfesables" [DMxHG]

Mensaje  Cass Love. el Vie Ago 01, 2008 7:00 pm

Selene Malfoy escribió: -Seguro que ha sacado una A de aceptable en algún examen y ahora está deprimida.
-Ron, no tiene gracia.
-Ya lo creo que la tiene.-dijo el pelirrojo mientras estallaba en carcajadas.


xP! A mi si me causo gracia u_u xD

Pues, no estoy segura de haber leido este fic, o sea me acuerdo de haber leído los primeros capítulos pero no recuerdo haberlo terminado u_u Es que a veces con el colegio y demás ni me da el tiempo para escribir. En fin, me ha gustado mucho los primeros caps *-* Describes demasiado bien como se siente Hermione(??) xD Toda tristona u_u xD yo tengo manía con ese tipo de fics(??) O se que me gustan mucho...hacen que me enganche mas rápido *-*! xD

Pues espero que nos cuelgues el tercer cap pronto (=

Ya tienes nueva lectora (=!

*Le da un chocolate y la apapacha*
















Cass.
avatar
Cass Love.
Forero perdido

Cantidad de envíos : 29
Fecha de inscripción : 31/07/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: "Sentimientos Inconfesables" [DMxHG]

Mensaje  hermione_malfoy_black el Sáb Ago 02, 2008 3:49 pm

A mi tambien me a hecho gracia jejeje, bueno siguela que esta muy chula
un beso
avatar
hermione_malfoy_black
Forero perdido

Cantidad de envíos : 7
Fecha de inscripción : 30/07/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: "Sentimientos Inconfesables" [DMxHG]

Mensaje  Leiza. el Sáb Ago 02, 2008 3:55 pm

Sele *-*

Me gusta...creo que lo he leído en el otro foro xD

Sigue pronto *-*

_________________
avatar
Leiza.
Admin

Femenino
Cantidad de envíos : 1567
Localización : Buscando a Nemo :B
Fecha de inscripción : 26/07/2008

http://foroharrypotter.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: "Sentimientos Inconfesables" [DMxHG]

Mensaje  Isiskus. el Sáb Ago 02, 2008 3:57 pm

A mí gustar *-*

Me gusta como escribes y parece...diferente ( ? ) xD

Sigue pronto, Sele *-*

_________________
avatar
Isiskus.
Aficionado

Cantidad de envíos : 540
Edad : 27
Localización : Sin localizar.
Fecha de inscripción : 26/07/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: "Sentimientos Inconfesables" [DMxHG]

Mensaje  Leah. el Sáb Ago 02, 2008 4:07 pm

Awww muchas gracias por vuestros comentarios *0*
Que iluuuuu
*Sele baila* (?)

xD


Cáp. 3: Ginny comienza a razonar

Hermione aceleró el paso al darse cuenta de que Ginny la seguía.
-¡Hermione, espera!-gritó la pelirroja. Al ver que su amiga no le respondía, siguió gritando.- ¡Deja ya de comportarte como una cría!
-¡Y tú deja de seguirme y de agobiarme!-gritó Hermione de repente. Tan de repente que Ginny se paró en seco ante la reacción de la castaña.- ¡Deja ya de preguntarme por mi vida! ¡Déjame tranquila!-gritó mientras se tapaba el rostro con las manos. Ginny se quedó sin habla.
-Yo... verás, sé como te sientes…
-No, no lo sabes. ¡Tú no sabes nada! ¡No sabes como me siento al saber que nunca estaré junto a la persona que amo!
-Hermione, si lo dices por que desde siempre haya estado enamorada de Harry, olvídalo. Tienes el camino libre hacia él.
-¡¿Y quién te ha dicho a ti que es a Harry a quien quiero?!
-Yo, yo… lo he supuesto…-dijo Ginny intentando razonar con lógica. Por más que pensaba no le encontraba explicación a todo aquello.
-¡Pues deja de hacer falsas conjeturas sobre temas de los que no entiendes!
-Hermione, yo… Nunca pensé que te sentías así, nunca he pretendido presionarte, ni mucho menos… perdóname, por favor.
-Déjame estar sola.-le dijo en un susurro.
-Lo siento, de verdad… Pero sólo me preocupaba por ti.
-¡Pues deja ya de preocuparte como si fueses mi madre!-y dicho esto, dio de nuevo la espalda a Ginny y se marchó apresuradamente hacia la sala común, dispuesta a encerrarse en su habitación y no salir en todo el día.

Harry y Ron salieron del Gran Comedor, dejando allí a Seamus, Dean y Neville, que todavía no habían terminado de desayunar. Hablaban sobre la actitud que tenía Hermione durante las últimas semanas.
-¿Tú crees que Ginny sabe algo?-inquirió Harry.
-¿Yo?
-Sí, para algo eres su hermano.
-No creo que sepa nada. Parece bastante preocupada. No lo estaría si supiera lo que le pasa a Hermione. O igual sí, vete a saber… sinceramente no lo sé. Ya no sé que pensar.
-Ni yo. Y estoy empezando a preocuparme seriamente. Lleva así bastante tiempo, no creo que sea una tontería.
-Será el estrés. La pobre no para de estudiar.-Harry miró a Ron con cara de reproche.
-El asunto es serio, Ronald.
-Lo siento.-le contestó él enrojeciendo levemente. Siguieron caminando hasta llegar frente al retrato de la señora gorda.
-Esto… ¿cuál es la contraseña, Harry?
-Ron, ¿eres prefecto y no sabes la contraseña?-preguntó Harry, que no sabía si reírse o no.
-Es a Hermione a la que se le da bien memorizar cosas, no a mí. Y desde que está así… más de una vez me he quedado aquí fuera, esperando a que viniese alguien.-en ese momento, Harry no pudo aguantar más y estalló en carcajadas.
-No tiene gracia.-murmuró Ron.
-Lo siento… de verdad que lo siento.-Harry se calmó un poco, pero a cada poco rato volvía a reírse imaginándose a Ron esperando frente al retrato, sin poder entrar a la sala común.
-A todo esto, ¿tú sabes la contraseña?-preguntó Ron bastante malhumorado.
-Sí… sí, lo siento Ron. Perdóname. Es que es tan…
-¿Triste?-sugirió de un modo más bien pesimista.
-Peculiar.-terminó Harry.-En fin, como sigamos así, nos vamos a quedar en el pasillo de por vida. Zumo de calabaza.
-¡Sí! ¡Yo también quiero!
-Ron, es la contraseña.
-Esto… yo…-titubeó Ron poniéndose colorado.-Ya lo sabía.
-Lo que tú digas…-los dos juntos pasaron a la sala y se encontraron a Ginny sentada en una de las butacas, leyendo un libro.
-Hola, Ginny.-la saludó su hermano.
-Hola, hermanito.
-¿Qué tal?-preguntó Harry.
-Bien habrá que decir.
-¿Qué tal te va con Hermione?-le preguntó Ron. Ginny negó con la cabeza.
-No muy bien. Podría decirse que sé algo… pero no es suficiente. Si por lo menos supiera quién es…
-¿Quién es quién?-dijeron Harry y Ron a la vez.
-Nadie.-se apresuró a decir Ginny, que se arrepintió de haberse ido de la lengua.
-Ginny…-comenzó Ron. Ginny parecía estar pensando. Pero para su desgracia, pensando en voz alta.
-Estoy convencida de que eres tú.-dijo mirando a Harry. Rápidamente se tapó la boca con las manos.
-¡¿Yo?! ¿Qué pasa conmigo?
-Nada, nada…
-Ginny, me parece a mí que tú sabes mucho.-le dijo Harry.
-No… no sé nada… Me voy a la cama.-dijo en un intento de escapar de la penetrante mirada de Harry.
-Ginny, son las once de la mañana.
-Esto… veréis…-tartamudeó ella poniéndose colorada. –Está bien, sé algo. Pero no puedo contároslo.-añadió rápidamente al observar las miradas de Ron y Harry, que le pedían que se lo contase todo.
-¡Ginny!-gritaron los dos a la vez.
-¿¡Qué?!-preguntó ella poniendo la misma voz que habían puesto ellos.
-Nos preocupamos por Hermione…-comenzó Harry.
-Tienes que contárnoslo…-siguió Ron.
-Lo siento, no puedo. Yo también me preocupo por ella y ahora mismo no puedo ir divulgando sus secretos. Además, no es nada que pueda interesaros.-la pelirroja se levantó de la butaca y se dirigió hacia su habitación.
-Mujeres.-murmuró Ron. Harry sonrió ante el comentario y fue tras Ginny.
-¡Ginny! ¡Espera!
-Harry, ya te he dicho que no os voy a contar nada.
-No, no es eso. Sólo quería acompañarte. Ya sabes, para ver a Hermione.
-¡Yo también voy!-gritó Ron desde abajo.
-¡No!-los cortó Ginny.- Veréis… no creo que la pobre esté de humor para veros.
-Ah, claro, tiene demasiados problemas como para ver a sus amigos.-maldijo Ron con tono sarcástico.
-Ronald, Hermione lo está pasando realmente mal. Así que cierra la boca o acabarás hiriéndola de verdad.
-¿Se puede saber qué he dicho ahora?-preguntó bastante ofendido. Ginny puso cara de “este chaval no tiene remedio”.
-Bueno, calmaos ya los dos.-intervino Harry.-Lo último que necesitamos ahora es que os pongáis a discutir. –Ginny y Ron se miraron fijamente a los ojos. Los dos soltaron un suspiro.
-Lo siento, Ginny. Es que… estoy bastante preocupado.
-Lo sé. Yo también. –Ginny subió las escaleras que llevaban al cuarto de las chicas. Ron fue tras ella. Cuando Ginny hubo alcanzado el rellano superior, las escaleras se convirtieron en una rampa y Ron cayó rodando y golpeó a Harry, que también cayó al suelo. Ginny comenzó a reírse a carcajadas.
-Ron, tú eres tonto.-dijo Harry por lo bajo mientras se frotaba la cabeza.
-Perdón… no me acordé.
-¡No me digas! Yo pensé que lo habías hecho a propósito.-le dijo Harry con tono sarcástico.
-Soy un adolescente martirizado. –ante ese comentario, Harry sufrió tal ataque de risa que cayó de nuevo al suelo. Ginny se tapó el rostro con las manos.
-Ay, que gente.-susurró. Ginny acercó su oído a la puerta y escuchó con atención. Las carcajadas de Harry resonaban contra las paredes.
-¡¿Queréis callaros ya los dos?!-gritó la chica. Harry y Ron se callaron de inmediato. Volvió a acercarse a la puerta y guardó silencio. Le pareció escuchar como giraba una llave, se abría un cajón y volvía a cerrarse. Después, silencio. Se quedó un rato más escuchando, ansiosa por saber qué ocurría… El rasgueo de una pluma. Sí, estaba segura de haberlo oído. Una pluma que escribía sin cesar, rápidamente… No pudo soportar la tensa espera por más tiempo y entró en la habitación. Hermione estaba sentada sobre su cama y, apoyado sobre sus rodillas, tenía lo que parecía ser un diario. Un diario que inmediatamente guardó tras su espalada nada más ver a Ginny.
-¿Qué tienes ahí, Hermione?
-Nada.-se apresuró a contestar. Ginny la miró con reproche y, pasado un rato, dejó salir un suspiro.
-¿Qué tal estás?
-Bien…
-Siempre dices que estás bien, Hermione. Deberías salir un poco. Pasarte el día encerrada no te va a hacer ningún bien, todo lo contrario. ¿Sabes qué? Hay que afrontar los temores de uno mismo, no huir de ellos.
-Tienes razón… siempre tienes razón… gracias Ginny.
-De nada. Para eso estoy aquí. Para apoyarte en cuanto lo necesites.-dijo la pelirroja esbozando una sonrisa. Hermione se le abalanzó y le dio un abrazo.
-Te quiero, Ginny. No sé qué haría sin ti. En fin… voy a dar una vuelta.
-Eso está ya mejor. –Hermione se dirigió hacia la salida con una cara bastante feliz, dada la situación en la que se encontraba. -¡Hermione!-la llamó Ginny.
-¿Sí?
-Harry y Ron están esperando fuera. Yo que tú los ignoraba. Están bastante pesaditos.
-Gracias otra vez.-le contestó la castaña riendo. Ginny se alegró. Hermione parecía medianamente feliz por primera vez en mucho tiempo. Cuando por fin se hubo marchado, Ginny se volteó ligeramente hacia la cama. Allí estaba el diario de Hermione.


Rolling Eyes
avatar
Leah.
Merodeador

Femenino
Cantidad de envíos : 1412
Edad : 28
Localización : Donde sea escuchando a los Beatles Ü
Fecha de inscripción : 30/07/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: "Sentimientos Inconfesables" [DMxHG]

Mensaje  Angie. el Sáb Ago 02, 2008 4:20 pm

Aaah! me gusta mucho, Selene *-*

La verdad es que Ron y Harry sí que son pesaditos ( ? ), pero supongo que es porque están preocupados por Hermione...que también está muy rarita XD

Me ha gustado mucho el capi ^^

Espero que sigas pronto =)

¡Besitos!

_________________
avatar
Angie.
Principiante

Femenino
Cantidad de envíos : 422
Edad : 28
Fecha de inscripción : 26/07/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: "Sentimientos Inconfesables" [DMxHG]

Mensaje  Leah. el Lun Ago 04, 2008 11:55 pm

Gracias Jefaaaaaaa *0*

Me alegra que te gus sisisi *-*


Hoy pongo dos capis, que el 4º es cortito x3

Cáp.4: Sentimientos inconfesables

No pudo evitar sentirse culpable. Le había dicho a Hermione que saliese del cuarto por su bien… no lo hacía con intención de leer su diario, no… “Mientes” decía una vocecilla en su cabeza. “Sabes perfectamente que lo que querías era leer ese diario y descubrir qué diablos está pasando”. Pero Ginny no quería leer el diario, ¿qué clase de amiga sería si lo hiciera? ¿Qué diría Hermione si descubriese que su mejor amiga había leído sus sentimientos plasmados en un papel? Sin ser consciente de lo que hacía, su mano fue acercándose poco a poco al pequeño cuaderno forrado de piel. Se posó sobre él y abrió la tapa. Allí se podía ver escrito con la perfecta caligrafía de Hermione el siguiente texto: “Sentimientos inconfesables. Diario de Hermione Granger.” El corazón de Ginny comenzó a latir con violencia, allí, en ese diario, estaban las respuestas a las preguntas que llevaba haciéndose durante las últimas semanas. Respuestas a sus preguntas al alcance de su mano. Tomó el diario entre sus manos y lo abrió por la primera página. El diario había sido comenzado tres semanas atrás.

Sábado, 18 de septiembre
Querido diario:
Me llamo Hermione Granger. Voy a utilizarte para contarte todos mis sentimientos, todo ese lío de ideas que cruzan por mi mente y no puedo compartir con nadie. ¿Y por qué?, te preguntarás. Porque me odiarían. Me despreciarían como al peor de los seres vivientes. Sé que suena cruel, pero así es la vida. No es un camino de rosas en el que todos llegamos a ser felices. Puede que algunos sí, pero, desde luego, no es mi caso. Y ya estoy harta de guardármelo todo para mí. Necesito poner en orden mis ideas si no quiero acabar volviéndome loca. Y yo me pregunto, ¿por qué mis amigos no llegarán a comprenderme? Es una pregunta de la que me gustaría obtener una respuesta. Simplemente sé que no me perdonarían el sentir lo que siento. ¿Y Ginny? Podría hablar con ella, sí pero… No lo sé. Es todo tan extraño… Siento un vacío en el estómago cada vez que le veo. Mis ojos se clavan inconscientemente en los suyos, pero lo único que obtengo a cambio es que él aparte su mirada. Hay gente que a esto lo llama amor. ¿Amor? Una palabra sin sentido alguno. ¿Puede alguien lleno de tristeza, sentir algo tan fuerte, tan mágico, tan alegre y poderoso como el amor? No lo creo. En fin, tengo que dejarte, oigo pasos en la escalera. Seguramente Ginny se dirige hacia aquí. No me gustaría que tuviese conciencia de este diario, me haría preguntas embarazosas. Mañana te sigo contando.

Hermione.


Ginny se quedó observando las páginas durante un rato. Mirando el diario, sin leer, demasiado sorprendida como para reaccionar. Nunca se podía haber imaginado que Hermione se sintiera tan deprimida.
avatar
Leah.
Merodeador

Femenino
Cantidad de envíos : 1412
Edad : 28
Localización : Donde sea escuchando a los Beatles Ü
Fecha de inscripción : 30/07/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: "Sentimientos Inconfesables" [DMxHG]

Mensaje  Leah. el Lun Ago 04, 2008 11:56 pm

Cáp. 5: Después de la tormenta siempre llega la calma… o no

Hermione paseaba silbando tranquilamente por los pasillos de Hogwarts. Por primera vez en mucho tiempo se sentía en condiciones de salir, caminar, incluso tenía ganas de cantar al viento. Aún tenía el recuerdo de ese chico clavado en su mente pero, gracias a los consejos de Ginny, había aprendido a dejarlo en un segundo plano y a no darle tanta importancia. Había cosas mucho más importantes que un amor no correspondido. No valía la pena llorar por nadie. Ni siquiera por él. Recordó una sabia frase que le había dicho Ginny: “nadie merece tus lágrimas, y quien se las merezca no te hará llorar”. Y evidentemente él no las merecía. Con ese pensamiento en la cabeza siguió caminando con una sonrisa dibujada en el rostro, hasta que alguien la sujetó por el brazo.
-Vas a pagar cara tu ofensa, Granger.-dijo la fría voz de Draco.
-Malfoy, por primera vez en un mes aprecio mi vida, así que cállate ahora mismo y no me amargues el día.
-No estás en condiciones de pedirme nada, y mucho menos de darme órdenes, Granger.
-Entonces déjame aconsejarte. Aléjate de mí, no querrás que tus queridos amigos vean que estás conmigo, ¿no, Malfoy? Echarías a perder tu trabajada reputación de soy-un-niño-sangre-limpia-que-no-se-cruza-con-gente-inferior.
-Cuida tu boca, Granger.-le dijo Draco con odio mientras pegaba a Hermione contra la pared.
-¡Quítame tus sucias manos de encima, serpiente!
-Te dije que cuidaras tu boca, Granger.-repitió Draco mientras la sujetaba del cuello con fuerza. Hermione apenas podía respirar.
-Olvídalo, Malfoy.-dijo Hermione con esfuerzo.-No eres nadie sin unos amiguitos que te respalden.-Draco aumentó la presión sobre el cuello de Hermione.
-¡Repítelo si te atreves, sangre-sucia!
-No… eres… nadie.-Draco miró a Hermione con profundo odio y la soltó. La chica comenzó a respirar entrecortadamente. Fijó sus ojos color avellana en los grises de Draco y sintió un vuelco en el estómago. Aquellos ojos la miraban con una frialdad indescriptible.
-¿Estás nerviosa, Granger? ¿Tienes miedo?-le preguntó el chico con malicia.
-Más quisieras.-le contestó con tono desafiante.
-Mereces un escarmiento… no eres más que una bruja que…
-Lo sé.-le cortó ella.-Soy una bruja, y mejor que tú.- rápidamente sacó su varita y apuntó con ella a Draco.
-Baja la varita, Granger.
-¿Quién es ahora el que tiene miedo?
-¡Baja la varita!
-¿Y si no quiero?
-¡HE DICHO QUE BAJES LA VARITA!-Hermione miró con desprecio a Draco y, lentamente, bajó su varita. –No tenías que haber hecho eso, ilusa.-Draco levantó la mano y, aprovechando que Hermione estaba indefensa, la tiró al suelo de una bofetada. La chica gritó de dolor.
-Eres inmundo…
-Ten cuidado la próxima vez que te dirijas a mí. Nadie se burla de un Malfoy. –Hermione se quedó tendida en el suelo, viendo como Draco se alejaba, y las lágrimas empezaron a brotar de sus ojos. No comprendía como alguien podía llegar a ser tan cruel. Tampoco comprendía como minutos antes se había sentido feliz.


Domingo, 19 de septiembre
Querido diario:
¿Por qué a mí? ¿Por qué Dios ha tenido que elegirme como blanco de todos sus enfados y frustraciones? ¿Por qué cae sobre mí tanta desdicha? Siento como si un mortal veneno corriese por mis venas, consumiéndome lentamente, como si quisiera causarme todo el sufrimiento posible antes de dejarme morir. ¿Por qué? Esa es la pregunta. Una pregunta a la que no lograré responder jamás. Odio mi corazón, él tiene la culpa de todo. ¿Por qué los humanos tenemos que enamorarnos? ¿No sería más fácil entablar una simple relación de amistad? No. El corazón humano es demasiado complejo, demasiado grande como para albergar algo tan menudo. A la amistad le queda grande el corazón. Pero al amor le queda pequeño. Odio mi vida desde que él hizo acto de presencia. Mi corazón es demasiado pequeño para albergar lo que siento. Besos,

Hermione.


Ginny cerró el diario y lo guardó bajo la almohada al escuchar unos pasos que se dirigían hacia la habitación. El pomo de la puerta giró y por ella entró Hermione. Ginny le dirigió una sonrisa nerviosa.
-¿Qué tal estás, Hermione?
-Mal.-contestó ella fríamente. Ginny se quedó anonadada mirándola.
-¿Ma-mal? ¿Y eso por qué?
-Odio mi vida.-Ginny se levantó, se dirigió hacia Hermione y la miró fijamente a los ojos.
-Escúchame, Hermione Granger. Tu vida es de las más agraciadas que hay en este colegio. Así que disfrútala al máximo. No te hundas, por favor.
-Todo el mundo me desprecia.-gimió ella mientras las lágrimas caían por sus mejillas.
-No… Todos te queremos. Yo la primera. Ron también te quiere, y Harry y…
-¿Y quién más?-le cortó la castaña.
-Y… y tus padres.
-¿Qué padres no querrían a un hijo?
-Hermione, deja de comportarte como una idiota. Eres muy querida en Hogwarts. Y lo sabes. Y ahora dime, ¿qué te ha pasado que te haya hecho sentir así?
-Ha sido Draco…
-¿Malfoy?
-¿Acaso conoces otro Draco?
-Vale, vale, no la tomas conmigo ahora…
-Quiso vengarse por como le contesté esta mañana… me ha humillado como nunca antes lo había hecho. He terminado tirada en el suelo, mientras él me miraba desde arriba con suficiencia y soberbia… ojalá todo hubiese sido una pesadilla.-Ginny se había quedado sin habla. Apretó tanto los puños que las uñas se le quedaron marcadas en las palmas de las manos. Sentía como si un profundo odio corriese por sus venas.
-Algún día lo mato… ¡¿cómo puede ser así?!
-Eso mismo me pregunto yo.-le contestó Hermione, que ya había comenzado a calmarse.
-Tienes que hablar con alguien.
-No. Además, ya estoy acostumbrada a que me traten así.
-¡Hermione! ¡Pero como puedes decir eso! ¡No puedes dejar que ese degenerado te pisotee!
-Lleva toda su vida haciéndolo. No cambiará ahora porque alguien le diga cuatro palabras.-dijo Hermione con mucha calma. Ginny estaba furiosa, tenía ganas de golpear a Draco hasta herirlo todo lo que pudiese. No quería aceptar lo que Hermione decía. Pero en lo más profundo de su ser, sabía que la castaña tenía razón. Draco seguiría despreciando a todos los hijos de muggles hasta el último día de su vida.
avatar
Leah.
Merodeador

Femenino
Cantidad de envíos : 1412
Edad : 28
Localización : Donde sea escuchando a los Beatles Ü
Fecha de inscripción : 30/07/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: "Sentimientos Inconfesables" [DMxHG]

Mensaje  Hojita* el Jue Ago 07, 2008 12:29 am

Cuando me has dicho que estabas leyendo me e acordado que me quede a medias leyendo tu fic xD
esta visto que uno no se puede ir ni cinco segundos , ya que se pierde xD
los caps han estado geniales siguelo pronto
quiero maaaaaaaaaaasssssss!!!
bss
avatar
Hojita*
Aficionado

Femenino
Cantidad de envíos : 956
Localización : Buscando a Leiza , que se perdio buscando a Nemo (?)
Fecha de inscripción : 30/07/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: "Sentimientos Inconfesables" [DMxHG]

Mensaje  Beth_lovegood el Vie Ago 08, 2008 5:59 am

holax....!!!!!
esta muy bueno el fics,
lo capitulos estan calidad,
siguelo asi q cada vez esta mas interesante...
Besos!!!
Ciao!!!
avatar
Beth_lovegood
Forero perdido

Femenino
Cantidad de envíos : 30
Edad : 23
Fecha de inscripción : 31/07/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: "Sentimientos Inconfesables" [DMxHG]

Mensaje  Leah. el Vie Ago 08, 2008 1:44 pm

Gracias chicas!! ^^
Aqui va otro capi, espero que os guste (:


Cáp. 6: Secretos desvelados

Hermione estaba sentada en la mesa más apartada de la gente, en la biblioteca. A su alrededor había dos pilas enormes de gruesos libros que la cubrían casi al completo. Leía. Era la única forma para apartar su mente del mundo. La única forma de aislarse y de encerrarse en una frágil burbuja que la protegiese. Pero sabía que esa burbuja no iba a resistir por mucho tiempo. En cualquier momento podría acabar rompiéndose. Y en ese momento, Hermione quedaría indefensa, y se derrumbaría, se hundiría en la oscuridad y la tristeza. Y, al haber estado encerrada en aquella burbuja, no habría podido comunicarse con nadie, y quedaría encerrada en el abismo para siempre. Tenía miedo. Sí, mucho miedo de perder a sus amigos.
-¿De quién te escondes, Granger?-dijo una fría voz de mujer.
-De asquerosa gente como tú, Parkinson.-contestó Hermione sin apartar la vista del libro.
-No oses hablarme en ese tono.-la amenazó Pansy.
-Oh, vamos Parkinson. ¿Quién te ha enseñado esos modales? ¿Tu noviecito Malfoy?-se burló Hermione, que había apartado el libro y estaba apoyada sobre la mesa, mirando a Pansy divertida.
-No insultes a Draco en mi presencia, Granger.-dijo Pansy, que tenía las mejillas encendidas de un rojo intenso.
-¡Oh, vaya, lo siento!-dijo Hermione, fingiendo estar muy avergonzada. -¿Serás capaz de perdonarme, Parkinson?
-¿Y tú serás capaz de perdonarte a ti misma?-dijo ella fríamente. Hermione se quedó sin saber como reaccionar. No comprendía…
-¿Qué quieres decir?
-Vaya, vaya. ¿Quién es ahora la que tiene el control de la situación?
-No me vengas con idioteces, Parkinson. Tengo cosas mejores que hacer.
-Déjame decirte una cosa, Granger. Aléjate de Draco o lo lamentarás.-Hermione empalideció súbitamente. ¿Draco? No podía ser, Pansy no podía…
-¿A qué te refieres?-preguntó Hermione fingiendo indiferencia.
-A mí no me engañas, Granger. Soy mujer, y sé como lo miras. Así que escúchame bien. Aparta tus rizos de él o te las verás conmigo. Conozco a Draco, y sé que, si alguien se lo propone, es capaz de irse tras las faldas de cualquiera, aun siendo una asquerosa sangre-sucia como tú.-dicho esto, se dio la vuelta y se alejó de Hermione con altivez. La castaña estaba pálida. Se acabó, todo había terminado. Con Pansy tras ella, no podía dar ni un solo paso en falso si no quería que todo el colegio se enterara de lo que sentía.

-¡Ginny!-gritó Hermione corriendo hacia la pelirroja.
-¿Qué ocurre?
-¡Dios mío, Ginny!-dijo la castaña visiblemente alterada y con los ojos empañados de lágrimas.
-¡Hermione! ¿Qué pasa?-preguntó Ginny muy preocupada. Hermione no conseguía articular palabra y se estremecía constantemente mientras Ginny trataba de calmarla.-Se acabó, Ginny, se acabó…-susurraba Hermione.
-¿Acabar? ¿Qué es lo que ha acabado? Vamos, tranquilízate… Hermione, me preocupas. Cada día te veo más apesadumbrada. Cualquier día te va a dar un ataque de nervios como no te relajes.
-¡Yo estoy relajada!-dijo Hermione con un deje de histeria.
-Bien, de acuerdo…-dijo Ginny, que no quería llevarle la contraria.
-Ahora mi vida se ha estropeado aún más…-murmuró Hermione, que parecía estar hablando consigo misma en vez de con Ginny.
-Pero, ¿qué ha pasado? ¿Por qué estás tan alterada?
-Ella lo sabe, Ginny… Ella lo sabe…-dijo Hermione misteriosamente.
-¿Ella? ¿Quién es ella? ¿Y saber qué? ¡Hermione, por favor!
-Sabe quién es él…
-¿Él? ¡Él! ¡Tienes que decírmelo, Hermione!
-No puedo… De todas formas lo sabrás cuando ella te lo cuente. Sería capaz de publicarlo en El Profeta, en primera plana: sangre-sucia enamorada.
-No te martirices, Hermione.
-Ella lo sabe, ella lo sabe…-repetía Hermione como una autómata.
-¡Hermione Jane Granger!-gritó Ginny fuera de sí, sujetando a Hermione por las muñecas.-Quiero ayudarte, ¡pero no puedo si no me dices quién es ella! ¡Colabora un poco!
-Oh Ginny…-susurró Hermione mientras comenzaba a sollozar débilmente. La pelirroja se sintió fatal
-Perdóname, Hermione. Siento haberte gritado… lo siento mucho.
-No es nada.-dijo Hermione mientras se secaba las lágrimas con la maga de la túnica.- Olvídalo.
-Vamos, cálmate. Siéntate y cuéntamelo todo, ¿vale?
-No me encuentro bien…
-Pero Hermione…
-Voy a acostarme. Buenas noches Ginny.-Hermione se dio la vuelta y se tumbó en su cama sin ni siquiera desvestirse.
-Hermione, si aún es muy temprano…-pero la castaña no le contestó. Ginny respetó su silencio y salió de la habitación. La almohada de Hermione comenzaba a humedecerse a cause de las lágrimas de la muchacha.

-¡Pero será… maldito desgraciado!
-Harry, por favor, no cometas ninguna locura…
-¡¿Locura?! Por Dios, Ginny, ¡ese imbécil ha pegado a Hermione!
-Lo sé, pero tú no puedes hacer nada.
-Voy a matarlo… ¡esta vez se ha pasado!
-Las heridas físicas pueden curarse, Harry. Son las de aquí dentro –dijo Ginny señalándose el corazón- las que duelen de verdad. Y esas no se curan tan fácilmente.
-¡No me sueltes una de tus charlas filosóficas!
-Pero es la verdad, Harry. Y Hermione lleva recibiendo golpes internos toda su vida. Así que no intentes ayudarla precisamente ahora, cuando las heridas pueden verse. Lo único que lograrás será que se sienta peor, pues pensará que nunca te has preocupado por lo que pudiesen decirle y hacerle.
-¡No digas tonterías, Ginny! ¡Yo me preocupo por Hermione al igual que tú!
-Lo sé, Harry, lo sé… Pero créeme, es mejor dejarlo como está.
-¡¿Entonces para qué me lo has contado, Ginny?! ¡¿Para qué demonios has tenido que preocuparme de esta forma?!
-Creí que tenías todo el derecho a saberlo.
-¡Maldita sea!
-Harry, tranquilízate…
-¡No me pidas que me tranquilice!-en los ojos de Ginny se dibujó una sombra de dolor y tristeza.
-Por favor, Harry. Prométeme que no harás nada de lo que puedas arrepentirte…
-¡No hay nada en este momento que desee más que romperle la cara a ese animal!
-No le hagas nada. Deja en paz a Malfoy.-dijo Ginny plantándose frente a Harry y fulminándolo con la mirada.
-Pero…
-Y no vuelvas a gritarme.-le advirtió Ginny, que estaba haciendo un esfuerzo enorme para no ponerse a llorar allí mismo. Eran demasiadas cosas las que tenía que soportar.
-Lo siento, Ginny. Perdóname.-le dijo el moreno abrazándola con fuerza. Ginny se acurrucó en su pecho y rompió a llorar.
-No puedo más… ¡es que no puedo más! Yo también tengo mis problemas… y escuchando a Hermione lo único que hago es confundirme enormemente, ¡porque nunca consigo nada! Necesito respuestas… respuestas…
-Ya pasó, Ginny… cálmate, vamos no es nada…-repetía Harry mientras le acariciaba el cabello.
-Gracias Harry…-susurró Ginny al cabo de un rato.
-Anda, ve a acostarte. Te hará bien dormir un rato.-le dijo Harry, dándole un beso en la frente. Ginny le sonrió y se dirigió a su habitación. Pero no iba a dormir… aprovechando que Hermione estaba dormida…

Jueves, 23 de septiembre
Querido diario:
Siento no haber escrito antes. Pero he estado ocupada. Acabamos de llegar al colegio y ya estamos hasta arriba de deberes. Y yo soy una chica muy responsable a la que le gusta trabajar. Aunque últimamente he notado que no estoy tan enterada de las cosas como otras veces… es como si tuviese la cabeza llena de pájaros que revolotean sin dejarme pensar…Son sus ojos… ¡no me los puedo quitar de la cabeza! Tan fríos como el acero y a la vez tan cálidos como la plata…Aún no sé lo que he hecho para enamorarme de él, simplemente no lo entiendo. Es como pretender saber lo que siente alguien sin conocerlo siquiera, sin saber cómo es, lo que quieres o lo que desea… es difícil de explicar. Simplemente me ha cautivado. Puede que sea un egocéntrico y un egoísta, pero no puedo dejar de sorprenderme ante su personalidad y su fuerte carácter… Te dejo, tengo que estudiar y terminar una redacción de Transformaciones para mañana. Besos,

Hermione.


Ginny sentía como si el aire le faltara, no podía ser, no… <<ojos tan fríos como el acero y a la vez tan cálidos como la plata>>. Se negaba a creerlo. Después de todo lo que había ocurrido aquello no podía ser verdad, simplemente no podía, ¡iba contra toda lógica!
-Draco… y ella… Parkinson.



Hasta aqui ^^
Tal vez a la noche suba otro capi, porque mañana me voy de vacaciones y no podre actualizar hasta el dia... mm... 15 ó 16
No dejeis que el fic se pierda, va? *-*
avatar
Leah.
Merodeador

Femenino
Cantidad de envíos : 1412
Edad : 28
Localización : Donde sea escuchando a los Beatles Ü
Fecha de inscripción : 30/07/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: "Sentimientos Inconfesables" [DMxHG]

Mensaje  Hojita* el Vie Ago 08, 2008 2:24 pm

Tranquila nosotras mantendremos tu fic en alto (?)
un cap muy bueno ^^
espero que nos dejes algo antes de irte
bss
avatar
Hojita*
Aficionado

Femenino
Cantidad de envíos : 956
Localización : Buscando a Leiza , que se perdio buscando a Nemo (?)
Fecha de inscripción : 30/07/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: "Sentimientos Inconfesables" [DMxHG]

Mensaje  Beth_lovegood el Mar Ago 12, 2008 4:05 pm

Me gusto el cap.
no te preocupes nosotras lo mantendremos
solo siguelo yo esperare pacientemente.....
Besos!!!!
avatar
Beth_lovegood
Forero perdido

Femenino
Cantidad de envíos : 30
Edad : 23
Fecha de inscripción : 31/07/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: "Sentimientos Inconfesables" [DMxHG]

Mensaje  Leah. el Vie Ago 15, 2008 3:55 pm

Hola chicas!! ^^
Gracias por vuestros posts!! (:
Ya estoy de vuelta, asiq aqui va otro capi!! ^^


Cáp. 7: Los problemas de Ginny

-Hermione, tenemos que hablar.
-No tengo tiempo, Ginny. Tengo que terminar esta redacción para las clases de esta tarde. Y aún no he comido.-dijo Hermione mientras tachaba una frase incorrecta en un pergamino que al menos medía medio metro.
-Hermione, por favor… es urgente. Esta noche no he podido dormir pensando en ello.-pidió Ginny suplicante. Hermione se volvió hacia ella resignada.
-¿Qué ocurre? Mira, si sigues intentando descubrir lo que me pasa, ya te he dicho que no es el momento.
-No es eso… bueno, sí, en parte. Pero hay otra cosa que también te quería comentar. De mujer a mujer.
-¿Quién te ha pedido salir?
-¡Hermione!-gritó Ginny mientras la castaña comenzaba a reírse.-No tiene gracia.
-Ay, lo siento… bien, ¿qué pasa?
-Verás… ayer estuve… esto…
-Arranca Ginny, que tengo prisa.
-Sí… Ayer por la noche… Estuve hablando con… Harry.-añadió con un hilo de voz.
-¿Y?-preguntó Hermione extrañada. Ginny la miró con cara de reproche.- ¡Harry! Uy, lo siento Ginny, no me di cuenta…
-Y yo… no me encontraba muy bien y… lloré… y él me abrazó y luego…
-¿Os besasteis?
-¡Ya vale, Hermione!
-Vale chica, yo solo intento ayudarte a que me lo cuentas…-contestó Hermione con una sonrisa.
-Y luego…-continuó Ginny.- Me dio un beso en la frente.-terminó la pelirroja agachando la cabeza. Parecía muy avergonzada.
-¡Os besasteis!-exclamó Hermione triunfante.
-¡No! No es lo mismo besarse que un beso en la frente…
-Bueno, lo es más o menos.
-No, no lo es.
-Sí, sí lo es.
-No seas infantil, Hermione. ¿Tú qué opinas?
-¿Opinar? ¿Y qué quieres que opine?
-No sé, para eso te pregunto.-Hermione se quedó reflexionando.
-Definitivamente, estáis hechos el uno para el otro.
-¿Lo crees así?
-Sí. Siempre lo pensé.
-¿Y no te molesta?
-¿Molestar? ¿Por qué me iba a molestar? ¡Todo lo contrario! Me alegra.-Ginny sonrió a Hermione. Estaba tan contenta, que por unos momentos había olvidado quién era esa persona que estaba fija en la mente de Hermione, al igual que Harry lo estaba en la suya.
-¿Y tú crees que…?
-¿Le gustas? No lo sé. Créeme que no lo sé…
-Lo sabía.-murmuró Ginny dejando de sonreír.- Él sólo me ve como la hermana pequeña de su mejor amigo…
-Ginny, yo no he dicho eso. Si te lo propones, puedes ganártelo. Eres una chica fantástica, te lo digo yo, y eres capaz de conseguir al chico que quieras.-dijo Hermione con sinceridad.
-Gracias, Hermione. Muchas gracias.-y sin poder contenerse por más tiempo, dio un fuerte abrazo a su mejor amiga.
-Así me gusta verte, Ginny. Nunca dejes de sonreír.
-No lo haré, Hermione.-dijo Ginny esbozando una bonita sonrisa. Pero una sombra de preocupación recorría sus ojos.
-¿Te ocurre algo? Te noto sombría.
-Verás, Hermione…-Ginny no sabía cómo afrontar la situación. No podía decirle a Hermione que sabía lo que ella sentía por Draco, ya que eso sería como admitir que había leído su diario. Y la castaña nunca le perdonaría eso. No, no podía decírselo. Pero tampoco podía quedarse de brazos cruzados.
-Vamos, Ginny. Puedes contármelo.-la pelirroja se mordió el labio inferior.
-No sé, Hermione… Es una sensación extraña… Ya sabes, instinto femenino.
-No me digas que tú también…-dijo Hermione comenzando a tartamudear. Ginny intentó llevar la conversación con más calma.
-Es que… he observado que últimamente tu mirada se fija mucho en la mesa de Slytherin… ¿Malfoy te molesta de nuevo?-preguntó Ginny intentando que Hermione se lo contara todo.
-Sí, no sabes cuanto…-dijo Hermione, quien parecía estar en su mundo. Ginny sentía que no podía resistirse por más tiempo. O Hermione se lo decía, o iba a acabar diciéndolo ella todo. Y aquello no era una buena idea.
-Hermione, necesito que me lo cuentes. Creo que voy a volverme loca.-para su sorpresa, Hermione la miró con los ojos llenos de lágrimas. Ginny no sabía qué hacer.
-Ginny… nunca me lo perdonarías… he sido una idiota, no me comprendo a mí misma… nunca conseguiré estar a su lado…
-Hermione, recuerda lo que me acabas de decir. Eres la mejor estudiante de Hogwarts, y además eres bonita. Y no me digas que no. Tú sí que puedes conseguir a cualquiera.
-¿También a Draco Malfoy?



Prometo que esto empezara a ponerse mas interesante a partir del capi 9, ya no os aburro mas (?) xD
Besitos!! ^^
avatar
Leah.
Merodeador

Femenino
Cantidad de envíos : 1412
Edad : 28
Localización : Donde sea escuchando a los Beatles Ü
Fecha de inscripción : 30/07/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: "Sentimientos Inconfesables" [DMxHG]

Mensaje  silvis el Dom Ago 17, 2008 4:59 pm

SELE..ACA TENES UNA FIEL SEGUIDORA!!
ME ENCANTA TU FIC!!..
ESPERO CONTINUACION!!!
UN BESOTE GIGANTE!!

PD: SOY PRIMERA..WIIIIII!!!..
avatar
silvis
Forero perdido

Cantidad de envíos : 50
Fecha de inscripción : 30/07/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: "Sentimientos Inconfesables" [DMxHG]

Mensaje  Hojita* el Vie Ago 22, 2008 12:00 am

Mas cap
muy bueno si señor xD
espero k lo continues pronto
besotes
avatar
Hojita*
Aficionado

Femenino
Cantidad de envíos : 956
Localización : Buscando a Leiza , que se perdio buscando a Nemo (?)
Fecha de inscripción : 30/07/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: "Sentimientos Inconfesables" [DMxHG]

Mensaje  princesita149 el Sáb Ago 23, 2008 1:31 pm

me encantA TU FIC¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡
sta super¡¡¡
avatar
princesita149
Forero perdido

Femenino
Cantidad de envíos : 77
Edad : 23
Localización : valencia
Fecha de inscripción : 17/08/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: "Sentimientos Inconfesables" [DMxHG]

Mensaje  Leah. el Sáb Ago 23, 2008 3:50 pm

Muchas gracias por vuestros comentarios, chicas!!
Siento la tardanza en publicar, no se donde tenia la cabeza xDD

Aqui va, un cutre-capi (?) xD


Cáp. 8: La nueva Hermione

Hermione empalideció. Se llevó las manos a la cara y rompió a llorar. Ya lo había soltado y no había vuelta atrás. Ginny se sentó a su lado y posó una mano sobre el hombro de la castaña. Esperó silenciosa, dejando que Hermione afrontara el dolor y la vergüenza que sentía.
-Ya tranquilízate, Hermione.-le dijo con cariño y esbozando una sonrisa.
-Perdóname, Ginny. Sé que te he defraudado…
-No tengo nada que perdonarte.
-¿No estás enfadada?-preguntó Hermione mirando sorprendida a Ginny. Ella negó con la cabeza.
-Lo que en estos momentos estás sintiendo es algo muy bonito, Hermione. No dejes que se convierta en una tortura.
-¿Cómo hacerlo si sé que nunca…?
-Ven conmigo.-le cortó Ginny.
-¿Qué?
-Que vengas. He dicho que eres capaz de conseguir a cualquiera. Y también a Draco Malfoy. Si Draco no acaba deseándote hasta querer morir, te juro que me tiro al lago para que me coma el calamar gigante.-Hermione dejó escapar una leve risita.
-Gracias, Ginny. ¿Me ayudarás?
-Por supuesto. No lo dudes. Anda ven.

-¿No es un poquito exagerado, Ginny?-preguntó Hermione saliendo del cuarto de baño. Se había puesto un top negro y ajustado y una minifalda que dejaba ver sus bonitas piernas.
-Créeme, Hermione. Los tíos se vuelven locos al ver las piernas de una mujer.
-Pero Ginny, estamos en invierno. La gente va a pensar que soy una buscona.
-Tal vez tengas razón… Bueno, esto lo dejamos para verano.-Hermione miró a Ginny con cara de reproche.
-Será mejor que me vista como siempre…
-¡Ah, no! Eso sí que no. Se acabaron los colores pálidos y aburridos. Si quieres llamar la atención de Draco tendrás que cambiar un poco.
-Pero Ginny…
-Tú hazme caso a mí. Anda ponte esto.-le pasó ropa un poco más normal y Hermione volvió a meterse al cuarto de baño. Salió al poco rato vestida con una falda verde de tablas, que le sobrepasaba las rodillas, unos delicados zapatos y un jersey naranja de cuello vuelto. Miraba sonriente a Ginny.
-¿Qué tal?
-Te ves genial, Hermione.
-Me noto un poco extraña…
-Eso te pasa por ir vestida siempre de gris o de blanco. A ver si varías un poquito.
-Pues entonces ya está.
-¡Tú quieta aquí!-gritó Ginny riendo.
-¿Y ahora qué?-preguntó Hermione exasperada.
-Dios, tienes menos paciencia que mi madre. No tengas prisa. Las cosas hay que hacerlas bien.
-¿Y qué más quieres que haga? Ya me he cambiado la forma de vestir y…
-Y nada más. Siéntate frente al espejo. Vamos a ver qué podemos hacer con ese pelo.-Hermione soltó un respiro de resignación y se sentó junto al tocador. Ginny se frotaba las manos, dispuesta a entrar en acción. Miraba hacia los lados, como si buscase algo.
-¿Qué buscas, Ginny?
-Tiene que estar por aquí… ¡Ya!-dijo sacando una revista de su mesita de noche.
-Ginny… ¿qué vas a hacerme?-preguntó Hermione con miedo.
-Mira.-dijo la pelirroja tendiéndole la revista. En ella aparecía la foto de una mujer con el pelo perfectamente peinado, liso y brillante. Debajo había una inscripción con letras muy grandes y llamativas que decía: “¡en sólo 10 minutos!”
-No pensarás que mi pelo puede quedar así, ¿verdad?
-Ya lo creo que lo pienso.
-Ginny, esas revistas no dicen más que tonterías.
-Tú a callar y déjame hacer a mí.-Ginny sacó un frasquito de su baúl que, según le dijo a Hermione, lo había preparado ella misma siguiendo las instrucciones de la revista. En teoría, era una poción para alisar el cabello y conseguir que quedase como el de la mujer de la foto. La pelirroja abrió el frasquito y echó una sola gota en la cabeza de Hermione. El líquido se extendió por todo el pelo, desde la raíz, hasta las puntas. Hermione miraba espantada su reflejo en el espejo. No se fiaba para nada de aquellas revistas para adolescentes. Al cabo de unos minutos, el líquido que se había ido extendiendo desapareció por completo y dejó ver el cabello de Hermione. El sol arrancaba destellos dorados, los rizos estaban perfectamente definidos y había aparecido peinado elegantemente. Ginny sonreía satisfecha.
-Vaya… yo…-intentaba decir Hermione, pero las palabras no salían de su boca.
-¿Qué dices, Hermione? Te ha quedado genial.
-Es increíble, Ginny. ¿Qué poción es esa?
-Ni idea.-las dos se miraron por unos momentos y comenzaron a reírse a carcajadas.

Cuando Hermione bajó a la Sala Común, varias personas se quedaron mirándola impresionados. La mayoría no podía creerse que aquella chica fuese la Hermione que se dedicaba a estudiar y estudiar, siempre escondida tras los libros. Tras ella bajaba Ginny, que sonreía a Hermione. La castaña no podía creerse que un par de cambios pudiesen afectar tanto la impresión de la gente.
-Vaya, Hermione. Estás impresionante.-dijo Harry, que la miraba como si no la conociera.
-Gracias Harry.-dijo Hermione poniéndose colorada.
-¿Con quién te vas a encontrar?-preguntó Ron bastante molesto.
-Con nadie. Además, si lo hiciera, no sería de tu incumbencia, Ronald.
-No irás a ver a ese inútil de Krum, ¿verdad?
-Ron, Víctor vive en Bulgaria. Difícilmente voy a ir a verle.-Ron soltó un gruñido parecido a “sí ya, claro”.
-No estarás celoso, ¿verdad Ronnie?-preguntó Ginny con ironía.
-¿Yo? ¿Celoso? ¡Por favor!-dicho esto, se dio la vuelta y se alejó de allí dando grandes zancadas.
-Perdonadle. Está un poco trastornado.-dijo Harry llevándose un dedo a la cabeza. Ginny y Hermione rieron.
-Anda Harry, ve con él.-le dijo Ginny.
-Sí, tienes razón. Luego os veo.-y se giró para ir detrás de Ron. Hermione y Ginny intercambiaron una sonrisa.
-¿Lo ves, Hermione? Arrasas allá a donde vas. Mi hermanito está loco por ti. Bueno, en realidad, siempre lo ha estado.-rió Ginny.
-No creo que sea para tanto…
-Ya lo creo que sí. Te lo digo yo, que soy su hermana.
-Ron siempre ha sido muy amable… ya vale.-se cortó Hermione a sí misma.-Vamos a desayunar, necesito comer algo.-salieron por el retrato y descendieron por las escaleras que llevaban al Gran Comedor. Cuando Hermione entró, varias personas se voltearon para verla, especialmente los chicos. Ella bajó la mirada avergonzada y caminó silenciosa hacia la mesa de Gryffindor. Sintió cómo dos penetrantes ojos grises estaban clavados en ella.
-¡¿Pero qué se cree esa tipa?!-murmuró Pansy abrazando a Draco. Él se la quitó de encima.
-¿Qué decías?
-Draco, estás raro… No dejas de mirar a la sangre-sucia… ¿Te ocurre algo, mi vida?
-No. Es… como tú bien has dicho… una sangre… sangre…
-Sangre-sucia, sí.-concluyó Pansy radiante. Draco se sentía raro. No había sido capaz de llamar sangre-sucia a Hermione. No podía ser que un simple cambio en ella le estuviese afectando tanto. ¿O hacía ya tiempo que él la miraba con ojos diferentes?
avatar
Leah.
Merodeador

Femenino
Cantidad de envíos : 1412
Edad : 28
Localización : Donde sea escuchando a los Beatles Ü
Fecha de inscripción : 30/07/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: "Sentimientos Inconfesables" [DMxHG]

Mensaje  princesita149 el Jue Ago 28, 2008 1:36 pm

SIGUELO PORFAVOR
avatar
princesita149
Forero perdido

Femenino
Cantidad de envíos : 77
Edad : 23
Localización : valencia
Fecha de inscripción : 17/08/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: "Sentimientos Inconfesables" [DMxHG]

Mensaje  Hojita* el Jue Ago 28, 2008 3:12 pm

AAAAAAAAAAAA!!!
no lo dejes asi tienes que seguirlo que muero de la intriga
continualo
bss
avatar
Hojita*
Aficionado

Femenino
Cantidad de envíos : 956
Localización : Buscando a Leiza , que se perdio buscando a Nemo (?)
Fecha de inscripción : 30/07/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: "Sentimientos Inconfesables" [DMxHG]

Mensaje  Leah. el Vie Ago 29, 2008 3:59 pm

Gracias a las dos!! ^^
Bueno, creo que a partir de ahora las cosas empiezan a ponerse más interesantes, a ver qué os paece (:


Cáp. 9: Las profecías

El fin de semana pasó volando para los alumnos. Hermione parecía realmente feliz y Ginny se sentía genial de haberla ayudado aunque sólo fuera un poco. Ahora por lo menos no se encerraba toda la tarde en su habitación. El lunes comenzaba con clase de Cuidado de Criaturas Mágicas. En la clase anterior Hagrid había dicho a sus alumnos que les tenía preparada una sorpresa. Todos tenían miedo de las sorpresas de Hagrid. Normalmente eran criaturas peligrosas, entrañables para el semigigante.
-¿Qué creéis que tendrá preparado Hagrid?-preguntó Harry a Ron y Hermione mientras se dirigían hacia la cabaña del guardabosques.
-A saber. Cualquier día nos trae una mantícora a clase.-dijo Ron. Harry rió y Hermione los miró con el entrecejo fruncido.
-Pobre Hagrid. Los dos sabéis que lo hace con toda su buena intención.
-Sí pero… cada vez que trae un bicho raro a clase acaba en lío… ¿Recordáis la que se montó con Buckbeack?-dijo Ron.
-No me lo recuerdes.-pidió Harry. Hablando llegaron hasta donde se daría la clase. Allí estaba Hagrid, esperándolos sonriente.
-Bienvenidos todos.-dijo Hagrid dirigiéndose a los Gryffindor y Slytherin.-Hoy os voy a enseñar una de las criaturas más asombrosas de este planeta. Sólo os digo una cosa: no le deis motivos para enfadarse.-varios alumnos se estremecieron.
-Madre mía…-murmuró Ron.
-Seguidme.-pidió Hagrid.
-¡¿Qué?! ¿A dónde vamos?-preguntó Pansy Parkinson.
-A un claro a la entrada del bosque.
-¡Yo no quiero entrar ahí!-gritó Pansy alarmada.
-Bueno, señorita Parkinson, pues quédese aquí y yo me veré obligado a restarle puntos a su casa por no obedecer las órdenes del profesor.-dijo Hagrid tranquilamente. Hermione ahogó una risita.-Ahora seguidme.
-Esto acabará mal…-dijo Ron de nuevo.
-Ya deja de quejarte.-le cortó Hermione. Los alumnos siguieron a Hagrid a través del bosque. Iban por un camino que se iba estrechando poco a poco. A medida que avanzaban, iban agrupándose y juntándose unos a otros, mirando en todas las direcciones. Llegaron a un claro, en cuyo centro había un poste de madera. Una cadena estaba sujeta al poste y sujetado por ella había… no se veía muy bien. Estaba oscuro. De pronto, se vislumbraron dos pupilas de un color rojo sangre. Los alumnos retrocedieron.
-Tranquilos…-dijo Hagrid, dando comienzo a la clase.- Esto que tenéis aquí es un Ángel Negro. –de la oscuridad salieron dos enormes alas que se agitaron. El Ángel emprendió el vuelo y quedó suspendido a pocos metros del suelo. La cadena lo sujetaba. Aquella era la escena más macabra que muchos habían visto en su vida. Al oír el nombre Ángel muchos esperaban encontrar un ser hermoso. Aquello era todo lo contrario. Tenía figura humana, con una piel extremadamente pálida, casi blanca. Parecía como si le faltasen trozos de carne y la piel se le estuviese cayendo a tiras. Miraba a los alumnos con sus ojos rojos amenazantes. Los labios estaban secos y marchitos. La envergadura de las alas medía al menos cinco metros. Eran de un profundo color negro y parecían arañadas, rotas, raídas.
-Un Ángel… Negro…-susurró Hermione impresionada.
-Los Ángeles Negros tienen una inteligencia equiparable a la de los humanos.-dijo Hagrid.-Este es una hembra. Los Ángeles Negros son carnívoros, se alimentan especialmente de carne de cabra o vaca, aunque no desperdician la carne humana. Por eso os he dicho antes que no le deis razones para enfadarse. También tienen dones premonitorios y la mayoría de sus predicciones se cumplen. Lo curioso es que sólo predicen las cosas malas. No escucharéis palabras bonitas de parte de un Ángel Negro. –todos estaban asombrados. El Ángel Negro era la criatura más fascinante y, a la vez, más repugnante que habían visto en sus vidas. De pronto, el Ángel agitó sus alas con fuerza y fijó sus ojos rojos en Hermione. Y, para sorpresa de muchos, habló.
-La niña de ojos miel está lista para llevar a cabo la tarea encomendada… En el momento cumbre entre la unión del león y la serpiente la tarea será concluida… Y el Señor Tenebroso la tendrá para él y así todos los impuros serán aniquilados…-dijo el Ángel con una voz mística. Hermione estaba pálida y era incapaz de reaccionar. El Ángel alzó su mano e hizo un gesto para que Hermione se acercara a ella. La chica obedeció. Todos miraban espantados a Hermione que seguía avanzando hacia el Ángel Negro, el cual sonreía maliciosamente, mostrando sus colmillos. Hermione, quien parecía estar hipnotizada, llegó hasta donde estaba el Ángel, que alzó sus garras. Parecía que estuviese a punto de desgarrar a la chica.
-¡Tú, bestia! ¡Déjala!-gritó Draco saliendo de entre la multitud. Corrió hacia donde estaba Hermione y se interpuso entre ella y el Ángel. Los alumnos comenzaron a murmurar. Hagrid parecía que estuviese viendo una película. No se creía todo lo que estaba sucediendo.
-Vaya, vaya… el joven Malfoy. –dijo el Ángel. Draco cubrió aún mejor a Hermione, quien parecía haber salido ya del trance y temblaba de miedo. –La unión del león y la serpiente llegará… el señor oscuro mandará a los Sundeath para conseguir la creación… y el joven Malfoy no saldrá vivo del ataque…-predijo de nuevo el Ángel Negro.
-A mí no me das miedo con tus tonterías.-dijo Draco con desprecio. Hagrid reaccionó por fin y corrió hacia el Ángel. Lo sujetó por la cadena y le obligó a descender. Parecía furiosa.
-¡Deja de gritar, bestia!-decía Hagrid mientras tiraba con fuerza de la cadena. El Ángel batía sus alas y se negaba a descender.
-¡Ten cuidado con a quién llamas bestia, semigigante!
-¡Fin de la clase!-gritó Hagrid. Draco se separó bruscamente de Hermione.
-¿Por qué lo has hecho?-preguntó Hermione extrañada.
-Puedo ser todo lo desagradable que quieras pero también sé comportarme. No pensarás que iba a dejar que esa bestia te desgarrase, ¿verdad?
-Yo… Gracias.-dijo Hermione. Se alejó de allí intentando apartar los pensamientos de su mente.
-¡Hermione!-gritó Harry desde atrás.-Hermione, ¿estás bien?
-Sí, Harry. Draco me…
-¿Desde cuando le llamas Draco?-preguntó Ron intrigado.
-Bueno, acaba de salvarme. Tendré que agradecérselo, ¿no?
-Por mucho que te haya ayudado no cambiará…-dijo Harry.
-Las personas cambian con el tiempo…-Ron se estaba poniendo de mal humor así que decidió cambiar de tema.
-Hermione, ¿crees en las profecías del Ángel?
-Sí.-se limitó a decir ella.
-¿Y sabes que son los… cómo los ha llamado? Esos bichos raros de la profecía de Malfoy.
-Los ha llamado Sundeath.-intervino Harry.
-No tengo ni idea de lo que son.-dijo Hermione.-Pero no me gusta.
-Y, ¿qué es eso de la unión entre el león y la serpiente? Odio que todas las profecías vayan en clave.-murmuró Harry. Hermione tenía una ligera idea de lo que significaba, pero no quiso decirlo. Se estremeció de felicidad con sólo pensarlo.

Las clases transcurrieron con lentitud. Era pesado tener doble clase de pociones a última hora. Cuando salieron de las mazmorras, Hermione se separó de Harry y Ron y corrió hacia Draco.
-¡Draco, espera!
-¿Qué quieres, Granger?-preguntó Draco mirándola con suficiencia.
-Mira, antes todo ha sido muy repentino y no te he agradecido lo que has hecho como debía…
-Ya te dije que sólo fue por mi carácter. Hubiese hecho lo mismo por cualquier otra persona.
-No lo creo.
-¿Y por qué estás tan segura?-preguntó el chico acercándose peligrosamente.
-Has arriesgado tu vida por mí. No hubieses hecho lo mismo por Harry… o por Ron.
-No estés tan segura, Granger.
-A mí no me engañas, Draco.-dijo Hermione fijando sus ojos miel en los grises de Draco.
-¡Oh, vamos Hermione!-dijo Draco resignado. Puso los ojos en blanco. ¿Hermione? ¿La había llamado por su nombre? Sonaba realmente hermoso dicho de su boca…
-Draco, piensa en todo esto. Y recuerda lo que predijo el Ángel.
-No voy a morir en manos de esos bichos raros.
-No me refería a eso. Recuerda la unión entre el león y la serpiente. Piensa en ello.-le dirigió una sonrisa al rubio y se alejó dando saltos de alegría. Había mantenido una conversación normal con Draco, sin enfados, sin insultos, sin humillaciones. De igual a igual.
avatar
Leah.
Merodeador

Femenino
Cantidad de envíos : 1412
Edad : 28
Localización : Donde sea escuchando a los Beatles Ü
Fecha de inscripción : 30/07/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: "Sentimientos Inconfesables" [DMxHG]

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.